Liberbank registró en el primer trimestre de 2017 un beneficio neto atribuido de 32 millones de euros, consolidando la positiva evolución del negocio bancario minorista y tras haber reducido los resultados por operaciones financieras y diferencias de cambio (un 72,7 por ciento menores) y las necesidades de provisiones y saneamientos (un 59,1 por ciento de reducción de saneamientos del crédito y adjudicados).


Hasta marzo de 2016, el beneficio de Liberbankhabía sido de 38 millones. La intensificación del dinamismo comercial y de la actividad típica bancaria en el inicio de 2017 se reflejó en el incremento de las formalizaciones de hipotecas y créditos al consumo (con aumentos del 89,4 y del 14 por ciento respectivamente), propiciando que en marzo, por primera vez desde la crisis, el saldo vivo de préstamos hipotecarios creciera.

Liberbank cuenta de resultados

La cartera de créditos al sector privado aumentó en el trimestre un 0,2 por ciento, gracias al crecimiento del 6,5 por ciento del crédito a actividades empresariales y del 10,2 por ciento de financiación del consumo, compensado la caída del crédito principalmente a las administraciones públicas. Paralelamente, Liberbank ha incrementado los recursos de clientes, con un aumento del 2,5 por ciento respecto al mismo trimestre del año anterior, con un crecimiento del 22,8 por ciento de los fondos de inversión y un aumento del 1,2 por ciento de los recursos en balance.

Al mismo tiempo, continúa el proceso de disminución de créditos, que se redujeron en términos interanuales en un 38,3 por ciento, un total de 1.830 millones, por lo que la tasa de mora se redujo en 6,5 puntos porcentuales y se situó (pese al impacto de la inclusión de los activos protegidos hasta final del año 2016 por el Esquema de Protección de Activos de Banco de Castilla-La Mancha) en el 12,98 por ciento BALANCE La formalización de préstamos hipotecarios creció un 89,4 por ciento y en marzo por primera vez aumentó el saldo vivo hipotecario Liberbank, durante el primer trimestre de 2017, consolidó la evolución positiva de los últimos trimestres de crecimiento vigoroso en el negocio minorista y de intensa reducción de los activos improductivos.

Este dinamismo comercial y el aumento de la actividad del negocio típico bancario se reflejaron en los incrementos de formalizaciones de nueva inversión crediticia, principalmente en el segmento hipotecario y de consumo, y en la captación de nuevos recursos de clientes, principalmente fuera de balance. Las nuevas formalizaciones de contratos de hipotecas aumentaron hasta marzo, respecto al primer trimestre de 2016, un 89,4 por ciento, alcanzando una cuota de mercado nacional que supera el 5 por ciento, afianzándose la tendencia de préstamos a tipo fijo, que supusieron el 62 por ciento de las nuevas hipotecas. El elevado aumento de formalizaciones hipotecarias ha supuesto que en marzo, por primera vez desde el inicio de la crisis, las formalizaciones superen a las amortizaciones, lo que supone el primer aumento del salvo vivo en crédito hipotecario.

Por otra parte, el nuevo crédito al consumo también mantuvo un elevado ritmo de formalizaciones, con un crecimiento del 14 por ciento. La estabilización del nuevo crédito a empresas y la menor demanda crediticia de las administraciones públicas propiciaron que el volumen total de nuevos préstamos formalizados en el primer trimestre del ejercicio 2017 alcanzase los 989 millones, un 9,8 por ciento inferior a 2016. La cartera crediticia productiva de Liberbank al cierre del primer trimestre alcanzó los 19.777 millones de euros, prácticamente igual que en el mismo periodo del año anterior, si bien el crédito a sectores privados creció un 0,2 por ciento, hasta los 18.515 millones de euros.

Este aumento se motivó por la positiva evolución del crédito a actividades productivas, cuyo saldo vivo aumentó interanualmente un 6,5 por ciento, y del crédito al consumo, con un crecimiento neto de la cartera del 10,2 por ciento. Aumento del 2,5 por ciento del total de recursos de clientes y del 22,8 por ciento de fondos de inversión.

El equilibrado crecimiento de negocio minorista se reflejó en la evolución de los recursos de clientes, que crecieron un 2,5 por ciento en términos totales y un 1,2 por ciento en balance.

Los recursos de clientes alcanzaron los 29.448 millones de euros, de los que 24.454 millones son depósitos en balance, con una evolución, en el actual entorno de bajos tipos, marcado por la transferencia desde plazos fijos, que se redujeron un 17,4 ciento, a depósitos a la vista, que crecieron el 12,8 por ciento. En esta misma línea, se registró un crecimiento de los fondos de inversión, que crecieron en los últimos doce meses en el conjunto del año un 22,8 por ciento hasta alcanzar los 2.383 millones de euros.

En conjunto, los recursos fuera de balance alcanzaron los 4.994 millones de euros, con un aumento del 9,6 por ciento. El volumen total de recursos alcanzó los 33.377 millones de euros, con una caída del 1,4 por ciento debido a la significativa disminución de los recursos mayoristas, del 23,4 por ciento, debido, fundamentalmente, al vencimiento de 700 millones de cédulas hipotecarias. Disminución de los créditos dudosos en un 38,3 por ciento En el primer trimestre de 2017 Liberbank intensificó la reducción del volumen de créditos no productivos o dudosos, consolidando la evolución del año 2016.

En términos interanuales, la cifra de activos dudosos se redujo en 1.830 millones de euros, lo que supuso una disminución respecto al mismo periodo del año anterior del 38,3 por ciento. En el primer trimestre, la disminución de activos dudosos fue de 254 millones de euros, confirmando el ritmo de mejora y limpieza del balance.

De esta forma, la tasa de mora se situó en el 13 por ciento, habiéndose reducido en el último año en 6,5 puntos porcentuales, desde el 19,4 por ciento de marzo de 2016. La tasa de mora, aislado el segmento promotor (en su gran mayoría proveniente del recientemente concluido EPA del Banco de Castilla-La Mancha), sería del 8,6 por ciento. A

l cierre del trimestre los indicadores de liquidez mantenían un nivel óptimo, con 6.949 millones de activos líquidos y una ratio de liquidez a corto plazo (LCR) del 332 por ciento. La ratio de equilibrio de financiación minorita (Loan to Deposit) consolidó su situación de fortaleza, con 87,4 por ciento.