MADRID, 14 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- Los estudios más pesimistas aseguran que la crisis ha expulsado de España a más de 700.000 personas. A parte de los nuevos emergentes y su potente crecimiento económico, muchos trabajadores han decidido recalar en Alemania, un socio europeo que cada vez muestra más recelo a incorporar extranjeros a su mercado laboral.Aunque las nuevas tecnologías y la globalización han acercado mucho a España y Alemania, cuando un español decide hacer las maletas y asentarse en el país de Merkel tiene que tener en cuenta que encontrar un trabajo acorde a sus expectativas no será fácil pero tampoco imposible.
Aquí te mostramos las tres cosas que no debes hacer si quieres trabajar en Alemania:
1- LA BARRERA DEL IDIOMA
Llegar a cualquier país sin saber dominar su idioma es un gran problema, pero cuando ese idioma no se parece en nada al materno, el problema es todavía más importante. Para encontrar un empleo en Alemania es esencial hablar alemán lo que supone también conocer sus declinaciones y variantes.
Aunque la población alemana tiene más nociones de inglés que la española, lo cierto es que su propio idioma es el vehículo preferido por la gran mayoría por lo que si de verdad deseas encontrar un trabajo en la tierra de Merkel, tendrás que estudiar algo más que el vocabulario básico.

2- EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD
La cultura de la empresa está mucho más afianza en el mercado germano que en el español. Es decir, las empresas alemanas luchan más por sus recursos humanos y crean un clima donde el trabajador se siente identificado con la compañía para la que trabaja. De hecho, algunas de las principales europeas tienen nacionalidad alemana como Siemens, BMW o Mercedes.
Por este motivo, muchas veces los españoles que llegan a Alemania o a otros países padecen un sentimiento de inferioridad heredado de un pasado histórico plagado de pérdidas y revanchas.
Esta visión debe evitarse y el emigrante ha de hacerse valer, ya que el trabajador español, sobre todo el cualificado y de perfil universitario, está muy bien valorado fuera de nuestras fronteras.

3-FALTA DE ESPECIALIZACIÓN
España ha llegado tarde a esta carrera, pero otras economías más desarrolladas como la germana llevan años buscando su excelencia basándose en la especialización.
Por este motivo, si tu perfil no cuadra con ninguna especialización concreta, tus posibilidades de no tener éxito se multiplican. Hay que fijarse un objetivo y tratar de competir gracias a un perfil específico.