La Universidad de Zaragoza inauguró el pasado viernes el Museo de Ciencias Naturales, un espacio que nace con el propósito de investigar, conservar, incrementar y divulgar el patrimonio relativo a las Ciencias Naturales. Esta iniciativa cuenta con el patrocinio de Banco Santander a través de Santander Universidades y la Diputación de Huesca. 
 


Este espacio, de gran importancia científica y divulgativa, es un sueño largamente acariciado por la comunidad paleontológica y por la propia institución. Cubre una laguna de esta rama de la Ciencia en Aragón y convierte al campus aragonés en la primera universidad con un espacio como éste y con esta envergadura.

La exposición, que guiará a los visitantes por el camino de la evolución desde el origen del universo hasta la aparición del Homosapiens, está formada por dos colecciones: “Paleontología” de la Universidad de Zaragoza y “Longinos Navás”, depositada por la Compañía de Jesús en 1988. La colección de “Paleontología”, que cuenta con más de cien mil fósiles de plantas y animales vertebrados e invertebrados, ilustra la historia de la Tierra desde el comienzo. Aunque la integran ejemplares de todo el planeta, una gran parte proceden de las excavaciones en Aragón que han permitido descubrir especies que sólo se desarrollaron en nuestro territorio. Algunos de estos fósiles son piezas únicas en el mundo y de incalculable valor científico estudiadas por investigadores de la universidad, como los del yacimiento de Murero, un referente mundial por su riqueza y variedad, pertenecientes al periodo Cámbrico con 510 años de antigüedad y que son de las primeras formas de animales que se conocen.

También destacan los restos de la especie Arenysaurus, descubierta en Arén (Huesca), del Cretácico Superior y con una antigüedad de 67 millones de años, siendo de los últimos dinosaurios de Europa. O el cocodrilo de Ricla, un cráneo completo de este animal marino del Jurásico, único en el mundo, perteneciente a una especie definida en Zaragoza y con una antigüedad de 170 millones de años. La colección “Longinos Navás” consta de más de 400 animales naturalizados, esqueletos (mamíferos, peces, reptiles, aves), conchas de moluscos, fósiles, numerosos herbarios y unos 7.300 insectos, a los que hay que añadir otras piezas de destacada importancia científica. Reunidos entre finales del siglo XIX y comienzos del XX por el científico jesuita Longinos Navás Ferrer profesor de Historia Natural durante 46 años en el Colegio del Salvador de Zaragoza. Una parte de estos ejemplares fueron recogidos por el propio Navás o sus colaboradores en nuestro país, y el resto proceden de las misiones jesuíticas en África, Sudamérica y Filipinas. El museo ofrece a sus visitantes una lectura ágil y sencilla de cómo ha sido la evolución y cómo se ha desarrollado el mundo durante 13 millones de años.

Además, los distintos materiales audiovisuales facilitan el viaje que el espacio propone. Contará con visitas guiadas, gratuitas hasta enero. El espacio, integrado en el Sistema de Museos de Aragón, también ha sido reconocido por el International Council of Museums (ICOM), una distinción que garantiza su calidad científica y la capacidad divulgativa de sus instalaciones. Banco Santander, a través de Santander Universidades, colabora con la Universidad de Zaragoza desde 1999 en el desarrollo de diferentes iniciativas. El banco es la empresa que más invierte para apoyar a la educación en el mundo (Informe Varkey/UNESCO-Fortune 500) y mantiene 1.200 acuerdos de colaboración con universidades e instituciones de todo el mundo.