La agencia de medición de riesgos Fitch ha mejorado la perspectiva de la calificación crediticia de Telefónica, que pasa de negativa a estable, gracias a la mejora de las expectativas tanto para el mercado español como para el resultado bruto de explotación (ebitda).
En un comunicado remitido el pasado vienres , Fitch confirma la calificación de telefónica en “BBB+” gracias a la expectativa de que se estabilicen las tendencias operativas en España, así como a las previsiones de mejora del ebitda en los próximos 12 a 18 meses. En ese sentido, la agencia señala que la compra de Ono por Vodafone y Jazztel por Orange consolida el mercado, dejando el 85 % de los ingresos en manos de tres operadores, lo que coincide en el tiempo con una mejora macroeconómicas.

Con respecto al ebitda, Fitch confía en que empiece a mejorar a partir de este año gracias a la adquisición de GVT en Brasil, el logro de sinergias en Alemania y el crecimiento orgánico. Sin embargo, la agencia señala que la generación de flujo de caja y el ritmo de desendeudamiento se verán contenidos por los mayores gastos de capital y los costes del espectro.

En 2014, Telefónica mejoró un 36% el Ebitda y una gran parte del Free Cash Flow operativo. Las operaciones españolas han obtenido beneficio. Esta mejora ha venido por la combinación del incremento de las tarifas, la mejora de la competencia por los productos de alta velocidad y Fusión, y un bajo impacto de la caída de los precios. Fich espera que Telefónica conserve la tendencia de Ebitda durante 2015 y que crezca en los próximos 2-3 años. El crecimiento del Ebitda será conducido por una serie de factores: la adquisición de GVT en Brasil, las sinergias de la consolidación en Alemania, crecimiento orgánico y factores positivos de las divisas derivadas de las operaciones en latinoamérica en 2015, control de costes y estabilidad de los beneficios en España. 

A pesar de alguna visibilidad en el impacto de las divisas en el Ebitda de 2015, el impacto después es incierto y supone un riesgo al perfil de crecimiento del grupo. Latinoamérica, incluyendo Brasil, cuenta con aproximadamente el 48% del total del Ebitda del grupo de 2014 haciendo algunas de las métricas de crédito de Telefóncia altamente sensibles a los vaivenes de las divisas y controles de capital. Históricamente, el crecimiento del beneficio orgánico en los últimos cinco años ha sido consistentemente fuertes, mientras que el  crecimeinto reportado en función de la volatilidad del tipo de cambio ha sido mixto y negativo en algunas ocasiones. 

Para el nivel de deuda, Telefónica usa derivados y la emisión de deuda en diferentes divisa para reducir el impacto lo máximo posible. Todavía, alrededor de un 60% de la deuda de Telefónica está denominada en euros comparado con aproximadamente el 43% del Ebitda.