Para FacePhi Biometría, las Smart Cities son un modelo complejo que implica la aplicación de nuevas tecnologías e innovación en el correcto funcionamiento de aquellos sectores y trámites que se desarrollan de manera cotidiana en una ciudad convencional como el transporte, la sanidad, las compras, la banca o el entretenimiento, entre otros. “Es aquí donde entra en juego la tecnología de verificación de identidad de FacePhi, al posibilitar de forma segura, rápida y eficiente, el desarrollo de todas las actividades que se llevan a cabo en una ciudad, convirtiéndola así en una Smart City, y permitiendo al ciudadano el acceso seguro a un amplio abanico de servicios.”

La compañía biometría asegura que todo ese proceso se pueden realizar con tan solo un selfie que compruebe y verifique la identidad del usuario, gracias a lo cual se podrían sustituir los procedimientos tradicionales y que se vienen haciendo hasta el momento.

“Es por ello por lo que, en esta búsqueda de crear ciudades contactless, la biometría junto con el onboarding digital, son las herramientas a usar por el conjunto de sectores allí establecidos como bancos, restaurantes, entidades gubernamentales, hospitales y tiendas, para ofrecer sus diferentes servicios”, aseguran desde FacePhi.

En la carrera por impulsar las ciudades inteligentes, FacePhi se considera con el potencial y la experiencia suficiente para ser el líder, “con nuestra entrada en el sector de las Smart Cities, a través de la firma del acuerdo con la coreana City Labs para proveer de tecnología para la verificación digital de identidad a toda la población y visitantes de la isla de Jeju -la más grande de Corea-, participamos de nuestra primera iniciativa de identidad digital descentralizada”

Así pues y gracias a su trayectoria, desde la biometría aseguran que “hemos sido capaces de aplicar, en un solo lugar, todos aquellos casos de uso puestos en marcha con nuestros clientes a nivel mundial, como el cobro de pensiones, el acceso a aviones y estadios, la gestión de citas y pruebas en hospitales, eliminando el uso de contraseñas, evitando el desplazamiento físico y ofreciendo la opción de realizar cualquier tipo de transacción diaria de forma segura, entre otras”. Por tanto, se reafirman en su idea de que la tecnología biométrica no solo es aplicable a acciones cotidianas sino que “también demuestra que estamos preparados para ofrecer e implementar nuestros productos, de forma inminente, a cualquier gobierno o firma que quiera apostar por la innovación en cualquier mercado, tanto el nacional, como en el panorama internacional” y añade, “teniendo como seña distintiva de la firma el impulso de la biometría para mejorar la experiencia de clientes y el respeto al derecho a la privacidad de los datos de los particulares, la participación en proyectos como la smart city de la isla de Jeju, donde los usuarios a través de un wallet digital tienen el control total de sus datos, obteniendo así un mayor nivel de ciberseguridad y protección de la información, se torna clave para el desarrollo de la hoja de ruta estratégica que tenemos marcada desde FacePhi”.

Lo que se busca en las Smart Cities o Ciudades Inteligentes es digitalizar todos y cada uno de los procesos y aspectos de la vida social, pudiendo aplicar diversas soluciones biométricas y de onboarding. “Nuestra misión es seguir trabajando en el desarrollo de soluciones de verificación de la identidad digital, buscando siempre la mejora y la excelencia en las mismas, con el fin de que se pueda hacer de la forma más rápida, fácil y segura posible”.

Estrategias de Inversión

Para FacePhi, todo esto está “enfocado a conseguir una perfecta sintonía entre el ofertante de la tecnología, en este caso nosotros, y a los operadores que buscan adquirir nuestras soluciones y las entidades regulatorias”.

La propuesta de la compañía biométrica es trabajar junto a clientes y entidades reguladoras para introducir y regular el uso de estas tecnologías innovadoras y disruptivas y ponen como ejemplo su gestión en Corea del Sur, donde han conseguido que se adapte la regulación para eliminar requerimientos legales como las videollamadas de validación en los procesos de apertura de cuentas en una entidad financiera, en pro de mejorar la experiencia del usuario y el funcionamiento de, en el caso de las smart cities, todos los sistemas.

“FacePhi siempre se ha destacado por trabajar en productos de amplio cumplimiento normativo, siempre con el consentimiento del usuario, y adaptable a todas las plataformas de integración, sectores de negocio y perfiles de cliente. Por lo que actualmente disponemos de soluciones listas para ser aplicadas en cualquier industria o para replicarlas en cualquier lugar, por separado, o de forma conjunta como en el caso de las Smart Cities.”

En este sentido, la incorporación de FacePhi a las ciudades inteligentes “ha llegado de la mano de City Labs, pero impulsado de base por el gobierno surcoreano”.

Desde FacePhi buscan dar respuesta a las inquietudes que numerosos gobiernos se plantean sobre cómo hacer de sus ciudades un lugar más innovador, sostenible y seguro.

Las Smart Cities son un desarrollo urbano basado en la sostenibilidad, capaces de responder a necesidades básicas de instituciones, empresas y de sus habitantes, tanto económicamente como en los aspectos sociales y ambientales. Todo esto teniendo en cuenta que la aplicación de la tecnología, algoritmos, cloud, big data, inteligencia artificial y blockchain repercute y es aplicable a todos los sectores que conforman una ciudad del “futuro”, que ya se está convirtiendo en realidad. Por todo ello, FacePhi ve necesario “un consenso para conseguir, de una forma que satisfaga a todos los agentes implicados, soluciones que contribuyan a crear ciudades donde los usuarios tengan el control total de sus datos, alcanzando de esta forma un mayor nivel de ciberseguridad y de protección de la información”.