Una vez despejada la incógnita griega, sólo queda subir...Al menos, es la teoría que sostiene Ramón Forcada, director de Análisis de Bankinter. 
 
Veo al mercado cómodo porque cuando se le quita el principal peso que tiene, empieza a hacer lectura de qué es lo que tiene a base de baja inflación. Es un contexto probolsas y prorriesgo. El hecho de que USA suba tipos y lo haga a niveles muy bajos incide en esta idea.

¿Le preocupa el 27S en Cataluña? “No va a ayudar, pero el Ibex no lo está haciendo tan mal llevando un 12% en el año cuando Francia o Alemania llevan un 20%. Estas cosas nos han costado subir un 8% menos a costa de las tres convocatorias electoras que tenemos este año de las que sólo se ha producido una”.

Permanece el desplome de las materias primas. “El petróleo es tan sencillo como difícil de anticipar. Lo que vemos es que hay un desequilibrio importante entre oferta y demanda, a la baja por la menor eficiencia de China. Su precio es algo que va a ayudar mucho a la recuperación, basada en economías desarrolladas.

El oro reacciona generalmente con correlación inversa al dólar porque son activos refugios autoexcluyentes. No creo que la onza de oro lo pueda hacer bien en un contexto de recuperación económica.”

Temporada de resultados. “En Estados Unidos ya están batiendo las estimaciones del mercado. Ahora queda ver la recuperación en la eurozona, pero la expectativa es que los resultados empiecen a coger tono a partir del tercer trimestre del año. En el conjunto del año habrá un tono más flojo, pero poco a poco irán mejorando sus cifras”.


*Declaraciones a Radio Intereconomía