MADRID, 23 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- El servicio de alquiler temporal de viviendas Airbnb sigue creando suspicacias en medio de la tormenta que se ha generado con los nuevos modelos de consumo colaborativo como Uber. En esta ocasión, una propietaria de un piso en Palm Springs (California) no consigue echar de su casa a un usuario que sólo le pagó el primer mes, tal y como exige Airbnb, y la normativa californiana ampara al 'ocupa' por el vacío legal que existe con este tipo de negocios.Según recoge Business Insider, el caso de la propietaria Cory Tschogl podría ser el preludio de un problema que puede convertirse en más habitual. Varias administraciones, como la Comunidad de Madrid, han asegurado que van a legislar contra servicios de alquiler de viviendas de corta estancia como Airbnb por ir en contra de la legislación vigente.
El caso de la californiana sirve como ejemplo de la laguna legal existente, ya que las normas de este Estado aseguran que el usuario del servicio ya es automáticamente inquilino por haber pasado más de 30 días en la vivienda. Tschogl no tuvo problemas para cobrar la primera mensualidad ya que Airbnb la exige por adelantado, pero el problema ha surgido tras superar ese período.

LA LEGISLACIÓN QUE PROTEGE AL 'OCUPA'
La letra pequeña de los contratos con Airbnb no se adentran en este tipo de conflictos por lo que la propietaria se verá obligada a iniciar un proceso judicial contra su ya inquilino, algo que Business Insider asegura que le podría costar 5.000 dólares y, al menos, tres meses de trámites burocráticos.
El 'ocupa', por su parte, ha anunciado que tomará medidas legales en el caso de que la propietaria le corte servicios como la luz o el agua, una cuestión que está amparada por las normas californianas.