El Tesoro español  ha conseguido colocar  3.500 millones de euros en letras a 3 y 9 meses. Lo ha hecho pagando el mínimo histórico en ambas subastas. 

El Tesoro Español ha colocado letras a 3 y 9 meses por valor de 3.500 millones de euros, en línea con el objetivo marcado por el organismo. El interés de esta subasta residía en el tipo al que se consiguiera colocar la deuda, dado que en la anterior subasta ya se colocó muy cerca del negativo. 

En el plazo a 3 meses vende 1.110 millones de euros, desde 640.00 euros de la subasta anterior. La demanda ha sido 3.2 veces mayor que la colocación, por debajo de 4.5 antes. La rentabilidad media en niveles de 0.034 % (0.127 % antes).

En el plazo a 9 meses vende 2.39 bn. por encima de 1.870 millones de euros antes.  La demanda es 2.3 veces el ratio de cobertura desde 3.2 veces antes.  La rentabilidad media cae hasta 0.107 % desde 0.205 %. 

Esta era la primera subasta que se lanzaba desde que, el pasado viernes, el Tesoro español decidiera poner en marcha un mecanismo de protección a los inversores particulares ante rentabilidades negativas en las letras.  Así, las peticiones de Letras que se realicen en la modalidad de suscripción no competitiva, es decir, en las que el comprador declara la cantidad que quiere adquirir pero no la rentabilidad mínima que espera, se declararían automáticamente como no presentadas si el tipo medio de la subasta al incluir dichas solicitudes resulta negativo.

El Tesoro llega a la subasta en el mejor escenario para pedir dinero prestado al mercado. Los intereses se encuentran en caída libre mientras crecen las especulaciones sobre la posibilidad de que el Banco Central Europeo lleve a cabo medidas de inyección monetaria. De hecho, hoy el bono español a diez años ha tocado su mínimo histórico, en el 2.19%.

REntabilidad del bono a diez años