Ayer el BCE dijo que tiene muchas medias sin límite dentro de su mandato. Puede bajar más el tipo de depósito, puede aumentar la compra de activos, retomar activos corporativos e incluso en Japón han llegado a comprar renta variable. Lo que se ha visto es que el BCE está realmente comprometido para intentar subir la inflación.

La capacidad de actuación del organismo es casi ilimitada o tras coas son los efectos que puede tener e estas actuación. Llevamos muchos años con los bancos centrales intentando crear inflación y no consiguen compensar las caídas del precio del petróleo. En el mes de marzo, se revisarán las expectativas de crecimiento e inflación, éstas podrían caer y esto podría hacer que el BCE sea algo más agresivo de lo que ha sido ahora.

¿Tomaría posiciones ahora? Hay que ser muy prudentes y ver el perfil de cada inversor. Esta situación se parece mucho a la del año pasado, recuperaciones muy notables en octubre y noviembre, por lo que hay que tener mucha prudencia porque la volatilidad seguirá siendo protagonista.

Declaraciones a Radio Intereconomia