Bankia ejecutará el próximo 5 de junio la agrupación de acciones en proporción de cuatro títulos actuales por cada uno nuevo. Esta operación, conocida en la jerga bursátil como contrasplit, tiene como objetivo dar más liquidez a la acción y reducir la volatilidad, al ser menor la fluctuación mínima del valor.

El Consejo de Administración del banco ha aprobado el constrasplit de las acciones de la compañía que se pondrá en marcha el 5 de junio.  En función de esta fecha, recibirán las nuevas acciones de Bankia quienes sean accionistas de la entidad el 2 de junio.

Aquellos accionistas que tengan un número de acciones que no sea múltiplo de cuatro podrán optar entre adquirir o transmitir las acciones hasta llegar a conformar un número múltiplo de cuatro.

En el caso de que el día previo al canje de acciones existan aún picos, GVC Gaesco Beka adquirirá los mismos al precio que tenga la acción al cierre de la sesión bursátil del 2 de junio, sin que la operación tenga coste alguno para el accionista, salvo lo que, en su caso, les puedan repercutir sus entidades depositarias. En el caso de que las acciones estén depositadas en Bankia, no habrá coste alguno.

La operación no tiene impacto alguno sobre el valor patrimonial total de Bankia ni, por tanto, sobre la participación de cada accionista en el capital de la compañía.

Una vez ejecutada la operación, Bankia verá reducido su número de acciones, que pasará de 11.517.328.544 a 2.879.332.136. El precio de las mismas se multiplicaría por cuatro. Si se tomara como referencia el cierre de la sesión de hoy, cada acción de Bankia pasaría de valer 1,102 euros a valer 4,408 euros.