Hace unos meses, tras la entrada en vigor del acuerdo entre países OPEP y países productores fuera de este organismo, en materia de recortes de producción, la estabilidad parecía haberse asentado en cuanto a los precios del crudo. Sin embargo, en las últimas semanas, el desajuste es evidente, a pesar del aparente elevado grado de cumplimiento del recorte de la OPEP (c. 90% según datos de enero). 

Este desequilibrio respecto a las expectativas iniciales, creemos desde iBroker/clicktrade, que se debe a la combinación de varios factores:

1-Dentro de la OPEP no parece que el grado de cumplimiento sea extensivo a otros países ex Arabia Saudí,

2-La progresiva vuelta a la normalidad en los volúmenes de producción de Libia y Nigeria, también ha influido en la producción mundial

3- Pero, sobre todo, constatar la evidencia de una mayor producción en Norteamérica, lo que unido a un incremento de las perforaciones y menos demanda de China, suponen argumentos contundentes que confirman esta inestabilidad.

Ante esta situación, nos encontramos un escenario bajo el cual, las divisas vinculadas a los precios del “oro negro”, se ven claramente debilitadas en su cruce contra el dólar.

Analizando quizá la divisa más popular por su correlación con el petróleo,

¿Qué podemos esperar del dólar canadiense?

Canadá, es un país comercialmente muy dependiente de los Estados Unidos por lo que ha enfocado la exportación de petróleo principalmente a su país vecino, pero debido a que en USA están acercándose a la independencia energética con el auge de la extracción de Shale Oil, obliga a Canadá a buscar nuevos socios comerciales. Si a esto mismo, le añadimos unos precios del crudo por debajo de 50$, el daño es aún mayor, con el consecuente debilitamiento de su economía, para un país que ostenta una de las mayores reservas de petróleo

Por esta razón, el BoC mantiene una política monetaria acomodaticia, manteniendo los tipos de interés de referencia en el 0,5% con el objetivo de cumplir los objetivos inflacionistas para no perjudicar la competitividad de las exportaciones, y es algo que también pesa en el par. No olvidemos que hace unos días, TRUMP gravó la importación de madera blanda canadiense con un arancel del 20% y el miedo a nuevos acuerdos comerciales que liquiden el NAFTA siguen latentes, a pesar de las últimas declaraciones del presidente de los Estados Unidos.

Con estos condicionantes y viendo que el próximo 25 de Mayo se celebra una nueva reunión de los países miembros de la OPEP con el objetivo de alcanzar un acuerdo para reducir la producción hasta finales de año. Si finalmente se llegase a un consenso, podrían unirse otros países como Rusia, por lo que aunque pueda ajustarse nuevamente la producción, no creemos que los precios se muevan fuera del rango entre 46-55$ en el medio plazo.

Utilizando la plataforma de ibroker, si observamos la debilidad del Loonie, desde un punto de vista estrictamente técnico, después de romper resistencias importantes, como 1.35 y 1.37, es factible que veamos al par retroceder a niveles de 1.365 / 1.355 antes de buscar la siguiente de resistencia de 1.384 en las próximas semanas. Aunque la barrera psicológica de 1.40 está cercana, creemos que puede ser su tope este año y desde luego, no contemplamos los máximos de 2016, en niveles cercanos 1.47 ya que, este escenario podría estar descontando unos precios del crudo por debajo de 30$ nuevamente.

 

USDCAD gráfico