Hoy es el comienzo de la reunión del FOMC de dos días que proporcionará una decisión sobre las tasas en la jornada de mañana, una vez que los datos del IPC y las ventas minoristas se hayan publicado. Una subida de tipos de 25 puntos básicos está totalmente descontada, por lo que la atención se centrará en la trayectoria de la política monetaria del FOMC a futuro. Con tan sólo un alza de 18 puntos básicos descontada para el resto de 2017, hay mucho espacio para que una Fed de línea dura active una recuperación de la posición bajista exagerada del USD.

El crecimiento de los salarios y la debilidad de la inflación están detrás de las expectativas de los inversores sobre un ciclo de ajuste superficial. Sin embargo, se hace difícil de pronosticar más debilidad del dólar a medio plazo ya que la Fed ajusta rápidamente la política monetaria a través de la reducción de su gigantesco balance. El alza de mañana se ha denominado un “alza moderada” y eso funciona bien para Janet Yellen. Mientras el mercado se centra en las tasas de interés, ella puede ajustar en silencio sin que se verifique un fortalecimiento excesivo del USD. Seguimos con una postura constructiva sobre el USD frente a monedas de bajo rendimiento como el JPY y el CHF.

En otros mercados, el discurso del gobernador adjunto del Banco de Canadá, Carolyn Wilkins, proporcionó un giro de línea dura, poniendo de relieve la sólida mejora económica del país. El comentario sugiere que el Banco de Canadá ha modificado levemente su política monetaria. El discurso le dio al devaluado CAD un fuerte empuje dado que la tasa del extremo corto de la curva saltó, y existe una probabilidad del 50 % de un aumento de 25 pb en 2017. No se espera que otros bancos centrales lleven a cabo muchos cambios. El Banco Nacional de Suiza seguirá siendo cauteloso a pesar del alivio de la presión política en Europa. El BNS mantendrá su posición defensiva para el CHF a través de la intervención física y una política monetaria flexible mediante tasas de interés negativas.

El Banco de Japón posiblemente aborde las crecientes críticas sobre su estrategia de política monetaria extrema. La atención se centrará en la evaluación del Banco de Japón de la actividad económica y el proceso de comunicación sobre cualquier estrategia de salida. Sin embargo, sospechamos que, dada la debilidad de los nuevos datos internos, el Banco de Japón demore en proporcionar alguna claridad real. Se espera que el sentimiento bajista sobre el USD/JPY se desvanezca gracias a una Fed ligeramente menos moderada y a un Banco de Japón decepcionante. La postura menos dura del Banco de la Reserva de India, la recuperación de los datos comerciales y el sentimiento general positivo en torno a los activos riesgosos de los mercados emergentes sostendrán al INR. Seguimos con una postura constructiva sobre los mercados emergentes, dado que se desvanecen los riesgos políticos y los bancos centrales de los mercados desarrollados mantienen una política monetaria laxa, los sólidos indicadores fundamentales y las bajas tasas de interés respaldan la demanda de las monedas de los mercados emergentes (específicamente TRY, INR, IDR y ZAR).

Por último, seguimos siendo bajistas con respecto al RUB ya que es probable que el banco central ruso aplique un recorte de 50 puntos básicos hasta 8,75 % (el consenso es de un recorte de 25 pb) para dar un empuje a la economía en medio de la flacidez de los datos económicos y el debilitamiento de la moneda.