100.000 millones de dólares, ese es el valor en el mercado de todas las criptomonedas que se mueven en estos momentos en todo el mundo. Aunque no parece una cifra escandalosa, solo hay que ponerla en perspectiva. Hace solo un par de años esta cantidad era prácticamente insignificante.

Alrededor de 50% de toda esta cantidad se debe solo al bitcoin, la divisa digital más importante en estos momentos. Su repunte en las últimas semanas ha permitido que la capitalización de las divisas digitales llegue a alcanzar ese nivel.

Bitcoin

Bitcoin ha logrado más que triplicar su valor en lo que va de año, según los precios que marca la plataforma CoinDesk. El mismo martes,  logró situarse por encima de 2.900 dólares, su máximo histórico. Esto provocó que su capitalización alcanzase casi los 46.700 millones de dólares.

En estos momentos hay 800 criptomonedas en el cibermundo, según CoinDesk, aunque la capitalización de la mayor parte de ellas no llega ni a un millón de euros.

El gran rival para bitcoin es, por el momento, Ethereum, que empezó el año cotizando a algo menos de 8 dólares y ahora mismo su precio es superior a 260, lo que implica un avance de un 3.200% en este tiempo.

En estos momentos la capitalización del bitcoin. Para poner un ejemplo, en la bolsa de Madrid solo Inditex superaría esa cantidad en estos momentos.

Los expertos no se ponen muy de acuerdo en las razones que han impulsado este fuerte repunte del valor en los últimos meses. Por un lado se habla de que la legalización en el uso del bitcoin en países como Japón y Rusia. Por otro, la posibilidad de que se haya convertido en un activo refugio, o que los últimos ciberataques, como el WannaCry –que exigían el pago en esta criptodivisa-, hayan elevado la demanda de este activo.

Sin embargo, con las subidas del precio del bitcoin aumentan casi en igual medida los comentarios que hablan de una posible burbuja. El último en hacerlo ha sido el millonario estadounidense Mark Cuban a través de una serie de Tweets. Entre otras cosas dijo que cree que el las criptomonedas son más una religión que un activo o que no sabe cuánto o cuándo será su corrección.