El dólar está rebotando ligeramente en los inicios de la sesión, pero la subida no le va a permitir evitar que julio se convierta en el peor mes para la divisa americana desde enero. Las incertidumbres que se ciernen sobre el devenir de la política americana y la publicación de algunos datos económicos más débiles de lo previsto están pesando sobre el billete verde.

Solo el viernes, el Dollar Index, el índice que registra la variación de la divisa americana contra una cesta de divisas cayó un 0,6%, lo que provocó la tercera caída semanal consecutiva, tras un decepcionante dato de PIB. Los temores de que la inflación quedará, de nuevo, por debajo de las previsiones, tampoco ayudan.

De hecho, la semana pasada, la Reserva Federal daba un mensaje bastante más cauteloso sobre la evolución de los precios del que tenía en mente el mercado. Lo hizo tras anunciar que en julio los tipos de interés se mantendrían sin cambios.

Desde la esfera política, Donald Trump sustituyó el pasado viernes a su jefe de gabinte, Reince Priebus por el general John Kelly.  Por otro lado, el propio partido republicano ha impedido que el presidente logre desmantelar el Obamacare, una de sus principales promesas electorales, lo que añade más dudas a la incapacidad del presidente para poner en marcha las medidas económicas más esperadas: rebaja de impuestos, repatriación de beneficios del exterior para las empresas y programa de inversiones en infraestructuras. Fueron estas medidas, precisamente, los argumentos para que desde noviembre del año pasado los mercados comenzaran a subir imaginando que estas políticas dispararían el crecimiento.

En este entorno, el dólar index acumula una caída en julio del 2,2%. Se trata de la mayor caída desde enero y el quinto mes consecutivo de descensos.

El euro en estos momentos cotiza en su cruce frente al dólar a más de 1,17 unidades.

Gráfico EURUSD

Fuente: Facset

Carlo Alberto De Casa, analista Jefe de ActivTrades explica que “en el billete verde pesa el tono “conciliador” de Yellen, y los mercados que empiezan a ver un poco más lejana la decisión de aumentar los tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Pero el dólar parece también frenado por las derrotas parlamentarias de Donald Trump, que complican los planes para sus reformas. Desde inicios de año, el índice del dólar, que mide la fuerza de la moneda americana contra una canasta de seis divisas, ha perdido casi el 9%, mientras que esta caída sube hasta el 11% si se analiza el cambio entre euro y dólar. La relación entre estas dos divisas ha superado la cuota de 1,1750, superando los máximos de los últimos dos años y medio. La tendencia parece aún favorable a la moneda única.

Algunas firmas de inversión como Julius Baer consideran que es probable que en el corto plazo podríamos ver una corrección del EURUSDEl EURUSD debería frenarse a la altura de resistencias significativas

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan al par en plena fase alcista, tal y como se puede ver en el siguiente gráfico. 

Indicadores EURUSD