Los mercados aguardan la reunión del jueves del Banco Central Europeo y su plan sobre el ritmo de ajuste de estímulos monetarios. Entre tanto, la renta variable europea y estadounidense lo está haciendo bien y los rumores de que pronto se anunciará un nuevo presidente de la Reserva Federal han elevado los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años al 2,42%.

Pero la selección del nuevo dirigente de la Fed se ha convertido en una especie de reality show. Ayer, el presidente Trump exigió a un grupo de senadores que levantaran sus manos para ver si preferían a John Taylor o a Jerome Powell para el puesto. Se supone que este tipo de cosas se deben tomar en serio y Trump está tratando el tema de una manera muy infantil.

De vuelta a Europa, ha habido rumores de que el programa de compra de activos del BCE se reducirá a 25.000 millones de euros mensuales, lo que totalizaría 225.000 millones de euros en nueve meses. La extensión de las compras durante seis meses sería percibida como agresiva, pues el consenso espera que se extienda durante nueve meses. Cuanto más tiempo dure, más dovish se verá la medida.

A la espera de la hoja de ruta del BCE, el euro se muestra fuerte excepto en el par EURUSD. Los pares EURJPY, EURAUD, EURSEK y EURNOK están cerca de máximos recientes y el EURCHF ha marcado nuevos máximos anuales.

En el EURUSD la zona de soporte clave a corto plazo está en 1,1660-70, por debajo de esta área encuentra soporte en 1,1500. Para que el EURUSD caiga a 1,1500, el BCE tendría que sorprender siendo muy dovish, quizás anunciando una menor reducción de las compras de activos de lo anticipado por el mercado y sugiriendo que el programa no terminará hasta finales de 2018.

En cambio, el EURUSD podría reaccionar al alza si el BCE se muestra agresivo, por ejemplo, con una reducción de compras mayor a la esperada y/o extendiendo el programa sólo seis meses. En este caso, la clave estaría en 1,1880, máximos del último mes. Una ruptura alcista de este nivel implicaría un ascenso hacia 1,2000 e incluso un intento de escalada hacia la cima en 1.2092. No obstante, hay que tener en cuenta que también hay próximos e importantes eventos que rodean al USD, como la nominación del candidato a presidente de la Fed por parte de Trump, la reunión del FOMC del miércoles de la próxima semana o la reforma tributaria. Estos eventos podrían implicar riesgos, tanto al alza, como a la baja para el EURUSD.

Además, si el presidente del BCE, Mario Draghi se muestra agresivo, podría impulsar los rendimientos de los bonos core europeos y, según Bloomberg, los rendimientos del bund podrían incluso alcanzar el 0,63%. Mi compañera experta en renta fija de Saxo Bank, Althea Spinozzi, indica que esto no cambiaría mucho, ya que los inversores hambrientos verían una excusa para entrar al mercado de bonos en un momento de debilidad y los rendimientos se terminarían reduciendo. Por lo tanto, los emisores de deuda high yield seguirían emitiendo deuda basura en euros, pues sería aún más barata en comparación con otros mercados de bonos.