El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que las medidas para estimular el sector de la construcción supondrán una inyección adicional de 15.000 millones de euros para el sector en 2009 y en 2010. En su intervención extraordinaria en el pleno del Congreso de los Diputados, Zapatero insistió en calificar la situación de la economía española como de "deterioro", aunque reconoció la "crisis" que está atravesando el sector de la construcción español. Además desde el PSOE, su secretaria de Economía y Empleo Inmaculada Rodríguez Piñero, abrió la puerta a la posibilidad de que los Presupuestos Generales del Estado de 2009 incurran en déficit debido al deterioro de la situación económica.
El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó que junto a la especial necesidad de financiación exterior que tiene la economía española, son dos problemas específicos para España que se añaden a la "gravedad" de la situación económica que atraviesan "la mayoría" de los países europeos". Así, tras relatar la crisis internacional, el jefe del Ejecutivo se refirió al "fuerte ajuste" del sector de la construcción, "más rápido e intenso del que habíamos previsto" y con un "alto coste" en términos de empleo. Reconoció que buena parte del desempleo registrado en los últimos meses procede de ese sector, mientras que el inicio de nuevas viviendas ha caído el 33%. Además, advirtió de que la reducción de los visados en un 60% en el primer trimestre "hace prever que la destrucción de empleo continuará en los próximos meses" en esta actividad. Tras su análisis de la coyuntura económica, Zapatero volvió a enumerar las medidas tomadas por el Gobierno para paliar los efectos de la crisis, entre las que se encuentran numerosas actuaciones para promover la actividad constructora. Así, citó los planes "renove" de rehabilitación de viviendas y establecimientos hoteleros, el impulso de la construcción de viviendas de protección oficial, la aceleración de las licitaciones públicas o la ayuda a los desempleados del sector con planes personalizados de búsqueda de empleo. Aseguró que todas estas medidas supondrán la citada inyección de liquidez de 15.000 millones de euros en los próximos dos años.