Antes de que la Fed publique su consideración sobre la situación financiera de EE.UU. en su Libro Beige, las acciones en Wall Street caían en los primeros momentos de cotización, pero pronto se dieron la vuelta, haciendo que el Dow Jones suba un 0,26% hasta los 9.522.43 puntos, el S&P 500 un 0,32% y el Nasdaq un 0,36%.
Los inversores compran y venden ante la indecisión. Algunos temen que la esperada publicación de la Fed invite a la cautela pero, los buenos datos macro que se van conociendo a lo largo del día, incitan a invertir dando la vuelta por completo a todos los índices del parqué americano.

Antes de que la Fed dé a conocer su visión sobre la primera potencia del mundo, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, ya ha declarado que el país ha evitado una deflación, pero, pese a los buenos datos, es demasiado temprano para eliminar la política monetaria de ayudas llevada a cabo por la Fed.

Hoy se ha publicado el Redbook semanal de ventas minoristas de EE.UU., el cual arroja unas cifras muy positivas e inesperadas para el mercado, ya que dichas ventas crecieron un 0,2% a principios de septiembre frente a la retracción del 0,3% que vaticinaban los expertos. Aún así, las ventas en dicho periodo disminuyeron un 2,4% frente a septiembre del 2008.

También han sido buenas las noticias que la MBA ha arrojado sobre los préstamos hipotecarios, los cuales, crecieron un 17% la semana pasada. Este ascenso, entre otros factores, se debe al descenso en las tasas de interés. Además, las solicitudes de ayudas económicas para comprar viviendas ascendieron el 9,5%, lo que vendría a corroborar que el sector inmobiliario también está saliendo de la rescisión tras la burbuja en la que se vio sumido al principio de la crisis mundial.

Desde el ámbito empresarial, las buenas nuevas se suceden. Hoy, por ejemplo, McDonald's informó que las ventas en sus restaurantes aumentaron en agosto el 2,2% a nivel global. Sin embargo, la cadena de comida rápida cedía más de un 2% en el NYSE.

Tras rechazar ayer Cadbury públicamente la oferta de 16.730 millones de dólares más acciones presentada por Kraft, las cosas pintan bien para la multinacional norteamericana que se muestra dispuesta a negociar por una oferta mejor. Esto dejaría fuera de juego a Nestlé y Hershey si estas dos últimas no llegan a un acuerdo por separado o en conjunto. Tras la caída de ayer en bolsa de las acciones de Kraft, hoy sus títulos se tiñen de verde con un alza del 0,15% y los de Cadbury de rojo, cediendo un 0,06%. Por su parte, Nestlé pierde un 1%, lo mismo que sube su posible aliado, Hershey.

Girando la mirada al sector automovilístico, un representante sindical de Opel ha dicho que, si General Motors optara por conservar la filial, le costaría unos 3.800 millones de dólares en los primeros 12 meses. Los miembros de GM se reúnen nuevamente hoy pero, al parecer, sin ánimo de tomar una decisión firme, como se puede intuir de las palabras del consejero delegado de la matriz, Frederick Fritz Henderson, que ha declarado que "todavía hay mucho en qué pensar y cabe la posibilidad de que no tomemos una decisión". Mientras sus acciones trepan un 1,42% en el parqué americano.

También llegan noticias positivas desde el otro lado del charco para las compañías españolas, como Iberdrola que ha incorporado 180 nuevos inversores y colocado en la bolsa estadounidense una emisión de bonos por valor de 2.000 millones (1.378 millones de euros). Esta transacción se lleva a cabo después de recibir solicitudes por valor de 6.600 millones de dólares, más del triple. Hoy la energética española lo está haciendo bien en el mercado continuo subiendo un 0,16%.