Los futuros de EEUU vienen en color mixto a la espera de que presente resultados Wells Fargo, que reportará sus resultados trimestrales antes de la apertura del mercado, convirtiéndose en el primero de los grandes bancos estadounidenses en hacerlo. El sector financiero se espera que sea el actor destacado de esta temporada de resultados. Los futuros del Nasdaq suben un 0,03%, mientras que los del S&P 500 ceden un 0,04% y los del Dow Jones caen un 0,05% hasta los 13.399 puntos. En el mercado de divisas, el euro se fortalece contra el dólar hasta las 1,32 unidades después de que ayer el BCE decidiera mantener los tipos de interés en el 0,75%.


Las acciones estadounidenses registraron su segundo día consecutivo de ganancias el jueves, empujando al S&P 500 a marcar su máximo de 5 años. Sin embargo, hoy la apertura apunta a la recogida de beneficios en este índice.

En materia económica, la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU dará a conocer los datos sobre los precios de importación y de exportación de diciembre, mientras que la Oficina del Censo publicará su informe mensual de la balanza comercial.

En el plano empresarial, American Express anunció el jueves eliminará 5.400 puestos de trabajo , convirtiéndose en la última gran empresa financiera en reducir plantilla.

También hubo malas noticias para Boeing. Después de que All Nippon Airways dijera que sufrió una fuga de aceite en el motor izquierdo de su modelo de aeronave 787 Dreamliner. Sumándose a los problemas recientes que ha tenido en otros modelos de aviones.

Los mercados europeos se mantuvieron estables en las operaciones matutinas después de que el presidente del BCE Mario Dragh dijera que el BCE está viendo signos de estabilidad que regresan a la zona euro, a pesar de que las perspectivas a corto plazo de la economía siguen siendo débil.

Los mercados asiáticos cerraron mixtos con el Nikkei subiendo un 1,4%, después de que el gobierno de Japón diera a conocer un paquete de estímulo fiscal de 117 millones de dólares.

El euro se mostró más fuerte frente al dólar tras la decisión unánime del BCE de mantener los tipos en el 0,75%, mínimos históricos.