El barril de petróleo de Texas seguía hoy su tendencia al alza y tocaba por primera vez y de forma breve los 122 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), debido al temor a una interrupción de suministros desde Nigeria y a la depreciación del dólar frente a otras divisas. Después de elevarse hasta ese nivel histórico, el precio de los contratos para junio de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) retrocedía de forma moderada y se situaba en los 121,63 dólares por barril, 1,66 dólares más que al cierre del lunes. Los operadores siguen inquietos por los recortes de producción en Nigeria después de los recientes ataques que han sufrido instalaciones petroleras en ese país.
Nigeria es uno de los principales abastecedores de crudo y combustibles a EE.UU., lo que hace que el mercado neoyorquino sea particularmente sensible a la inestabilidad en ese país africano. El alza del crudo también se veía afectado por la tensión con Irán, después de que el Gobierno iraní rechazara el lunes los incentivos económicos ofrecidos por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania para que suspenda su polémico programa nuclear. Además, la tendencia bajista que mostraba hoy el dólar frente al euro y otras divisas, animaba un día más las compras de petróleo y de otras materias primas que se negocian en dólares, por resultar más asequibles cuando se utilizan monedas fortalecidas. El mercado neoyorquinos se halla también a la espera de conocer mañana los datos de reservas de petróleo y combustibles en Estados Unidos, así como otros relacionados con la actividad de las refinerías y el nivel de demanda en Estados Unidos, que en su conjunto suelen influir en el comportamiento de los precios.