El Banco Central Europeo no debería reducir los tipos de interés por debajo del actual 1%, señaló el miembro del Consejo de Gobierno del BCE Axel Weber en una entrevista aparecida en la publicación finesa Kauppalehti.  "La política de tipos de interés siempre tiene un efecto diferido. Deberíamos esperar a los efectos de los bajos tipos de interés", añadió Weber.  La crisis financiera mundial está lejos de acabar, dijo Weber en la entrevista. A pesar de algunas señales económicas positivas, ahora hemos llegado a una "situación previa a Lehman", indicó Weber, en referencia al colapso del banco de inversión estadounidense en septiembre del año pasado.  La economía real tardará más en enderezarse que el sector de servicios financieros y es probable que el desempleo alcance su nivel más alto en torno al invierno de 2010 y principios de 2011, señaló Weber, que también es presidente del Bundesbank.