La Reserva Federal no renunciará a su tarea de mantener la estabilidad de precios para favorecer la política presupuestaria del gobierno, ha advertido hoy uno de sus gobernadores, Kevin Warsh, cuando se incrementan los temores de una monetización de la deuda pública estadounidense. "La Reserva Federal no debería comprometer, y no comprometerá la estabilidad de los precios para permitir al gobierno que alcance otros objetivos, políticos", declaró Warch en un discurso que pronunció en Nueva York. El banco central estadounidense inició en marzo una política de compra de bonos del Tesoro, con el objetivo de alivianar las tensiones en los mercados crediticios en general. Algunos economistas lo acusaron de llevar adelante esta política para ayudar al Estado a financiarse por menos dinero, gracias a la creación de una moneda por el banco central.