La bolsa neoyorkina volvió a estabilizarse de nuevo al cierre de la sesión, tras cotizar con fuertes caídas en la mayor parte de la sesión. Con los temores de la crisis subprime como protagonista, el Dow Jones perdió un 0.12% y el Nasdaq descendió un 0.32%, además de una nueva inyección de dinero por parte de la Reserva Federal en los mercados americanos.
La Bolsa de Nueva York volvió a estabilizarse finalmente este jueves, tras evolucionar en fuerte baja durante la mayor parte de la sesión, en un contexto de temores sobre los subprime: el índice Dow Jones perdió 0,12% y el Nasdaq descendió 0,32%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) bajó 15,69 puntos para cerrar en 12.845,78 unidades, luego de caer más de 300 puntos, hasta 12.517,94 unidades durante la sesión. El índice compuesto del Nasdaq perdió 7,76 puntos 2.451,07. El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió por su parte 0,32% (+4,57 puntos) a 1.411,27 unidades, según cifras definitivas de cierre. Los índices se hundieron en el rojo desde el comienzo de la sesión y se recuperaron en los minutos previos al cierre, con el Dow Jones haciendo incluso una breve incursión en el verde. La volatilidad del mercado se debió sin duda a la expiración de las opciones durante el fin de semana, dijo Peter Cardillo analista de Avalon Partners. 'Es una señal de que el mercado podría estar estabilizándose, que el fin de la corrección está cerca', agregó. Durante la sesión, los tres índices bajaron más de 10% en relación a su récord de julio. Un descenso de 10% en un período corto es considerado por los especialistas una 'corrección bursátil'. Según Michael Malone, los inversores que liquidan sus colocaciones arriesgadas financiadas con deuda ('leverage' en inglés) son cada vez más numoerosos. 'Cuando hay 'leverage' y el mercado evoluciona contra uno, las pérdidas se amplían. Si uno teme que el mercado se mantenga volátil, uno querrá reducir los riesgos', agregó. Vuelta al carry trade La recuperación del yen en los mercados cambiarios fue según el analista una señal de ese movimiento de los especuladores. Los fondos especulativos toman dinero desde hace varios años en Japón, donde las tasas son solamente de 0,5%, para colocarlo en activos extranjeros más rentables pero también con mayor riesgo. Esta práctica especulativa, llamada 'carry trade', está en claro repliegue ultimamente, a causa de la mayor aversión al riesgo. Al rembolsar sus deudas en yenes, los especuladores hacen subir la moneda japonesa: ésta alcanzó el jueves su nivel más alto desde junio de 2006 frente al dólar. Según Malone, esta evolución está ligada a los temores sobre el sector de préstamos hipotecarios a riesgo (subprime) en Estados Unidos. 'Hay un nivel de incertidumbre muy alto sobre lo que sucede en el mercado del crédito', explicó. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,600% contra 4,706% en la noche del miércoles y el de los títulos a 30 años a 4,925% contra 5,009%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.