Nuevamente la bolsa de Nueva York abre embelesada por los resultados empresariales y dirigida por la batuta de los accionistas que ponen toda la atención en la publicación de las cuentas de grandes empresas estadounidense para dirigir el mercado arriba o abajo y, esta vez, toca bajar. El Dow Jones se deja un 0,49% hasta los 10.014 puntos, el Nasdaq un 0,39% y el S&P 500 un 0,17% tras el pistoletazo de salida de la sesión.
Muchos son los expertos que consideran a General Electric como el corazón empresarial de EE.UU.. Lo que hace GE es reflejado en la economía estadounidense y viceversa debido a su gran diversificación de negocio y, a juzgar por sus resultados del tercer trimestre, las cosas en Norteamérica no están del todo solucionadas. La gigante compañía registró durante dicho periodo un descenso del 42% de su beneficio a 2.490 millones de dólares frente a los 4.310 millones del año anterior. El verdugo de su negocio fue, una vez más, su rama financiera, GE Capital. Tras este varapalo, el valor caía un 2,74%.

Si en los últimos días algunas financieras estadounidenses, como Citi o JP Morgan habían mostrado ganancias en sus cuentas, hoy Bank of America ha roto la buena racha que llevaba con la presentación de unos resultados empresariales decepcionantes. Cuando los expertos esperaban una pérdida de 21 centavos por acción, el banco sacó a la luz unos datos algo más hinchado, hasta los 26 centavos por acción. Las buenas noticias vienen por el lado de la compra de Merryl Lynch que hizo que los ingresos de BofA crecieran un tercio. Al comienzo de la última sesión de la semana, la financiera ya se dejaba un 5,25%.

Desde el sector de las tecnologías llegaron nuevas dispares. Las pérdidas de 135 millones de Advanced Micro Devices contrastaron con las abultadas cuentas de IBM, cuyas ganancias aumentaron un 14% hasta los 3.214 millones de dólares. Las acciones de AMD hoy descendían estrepitosamente un 6,30% y las de IBM un 3,86%.

Al igual que IBM, al cierre de la sesión bursátil de ayer, Google también sacó a relucir sus cuentas que, para goce de sus accionistas, aumentaron un 27%. El buscador de Internet por excelencia, se embolsó 1.640 millones de dólares durante los meses de julio a septiembre y sus accionistas 5,13 dólares por acción. Por ello, los inversores hoy premian a Google con un ascenso del 3,13% en bolsa.

La mismísma Barbie este viernes no creemos que se vaya de fiesta pues su madre, la fabricante de juguetes Mattel, informó hoy de que durante el tercer trimestre del año ganó 229,8 millones de dólares, un 3,5% menos que en 2008. Además, sus ingresos también cayeron a 1.790 millones de dólares. Pese a las pérdidas, los accionistas no se niegan a abandonar el valor y siguen jugando con Mattel haciéndole subir un 6% en el Nasdaq GS.

Con respecto a los datos macro, a la espera de que se publique la confianza del consumidor por parte de la Universidad de Michigan, que se espera, aún así, que mueva poco el mercado, ya se conocen los datos de la producción industrial de EE.UU. durante el mes de septiembre que aumentó un 0,7% frente al mes anterior. Pero a la bolsa poco le importan estas noticias, está más a lo que le digan las empresas y, por ello, ante una nefasta jornada de presentación de resultados, WS sigue cediendo aunque, ya se verá qué color elige finalmente el parqué para irse este fin de semana.