Tras varios días de pérdidas, hoy Wall Street amanece bañado en el optimismo de los inversores y no es para menos después de conocer los datos de PIB de EE.UU. que confirman la salida de la recesión. La bolsa invita a invertir ante la coyuntura económica favorable y los principales índices norteamericanos suben al inicio de sesión. El Dow Jones se apunta un 0,82% hasta los 9,842 puntos, el Nasdaq y 1,17% y el S&P 500 un 1,07%.

Hoy todo pasa por el PIB de la primera potencia mundial pues el crecimiento que EE.UU. ha experimentado en el tercer trimestre ha ascendido al 3,5%, el primer repunte desde mediados de 2008, gracias al aumento de los gastos del consumidor. Además, el dato final publicado por el Departamento de Comercio ha superado las estimaciones de los expertos, que auguraban un crecimiento del 3,2%. Esta noticia confirma, aunque no de forma oficial, la salida de la recesión del Tío Sam.

También antes de la apertura del mercado estadounidense se conocieron las peticiones de subsidio por desempleo. Este dato descendió levemente la semana pasada en un total de 1.000 demandas menos. Esta disminución es la menos pronunciada del año, lo que sugiere que, aunque se haya pasado la página de la recesión, el mercado laboral, como ya advertían varias instituciones oficiales, todavía tiene un largo camino por delante para estabilizarse.

En el apartado empresarial, varios gigantes de distintos sectores han presentado hoy día sus cuentas. Comenzando por Procter & Gamble cuyos beneficios trimestrales se mantuvieron prácticamente planos con respecto a los del año anterior, sumándose 3.310 millones de dólares. La multinacional de bienes de consumo puede darse con un canto en los dientes con estos resultados, ya que su principal consumidor es el estadounidense de a pie y la confianza de éste ha cojeado en los últimos tiempos. Aún así, preocupada por la caída de ventas, la empresa baraja deshacerse de varias marcas, sobre todo del ámbito comestible, como Duracell o Pringles, y centrarse en su negocio central: los productos de belleza y salud. Hoy P&G sube un 3,44% en el NYSE.

También fue el turno hoy de la mayor petrolera del país, Exxon Mobil, cuyas ganancias cayeron un 68% entre julio y septiembre debido al descenso en los precios de los bienes básicos. La compañía ha defraudado al mercado, lo que hoy está siendo penalizado en el valor que baja un 2%, y es que se esperaba que Exxon anunciara ganancias abultadas de 1,03 dólares por acción, frente a los 0,98 dólares que realmente ha registrado.

En el ámbito tecnológico este miércoles Motorola ha anunciado unos beneficios trimestrales de 12 millones de dólares, que se alejan de los 397 millones del 2008. Uno de sus segmentos más afectados fue el de aparatos inalámbricos, cuyas ventas cayeron un 46%. Aún así, Motorola espera apuntarse ganancias para la última fase del año y hoy sube un 8,54%.

En el lado de las ganancias, hoy se encuentran las cuentas de Kellogg que vio crecer un 5,6% sus beneficios. La productora de cereales superó las expectativas, como vienen haciendo varias compañías del sector de consumo, que no han sido tan afectadas por la crisis. Kellogg trepa hoy un 1,84% en la bolsa estadounidense.