La economía de EEUU logró salir de la recesión en el tercer trimestre del año tras registrar un crecimiento del PIB del 3,5%, su mayor ritmo de crecimiento en dos años, según los datos preliminares publicados por el Departamento de Comercio.
La recuperación de la economía estadounidense, que en el segundo trimestre retrocedió un 0,7% y permanecía en territorio recesivo desde hace más de un año, superó las expectativas del mercado, que auguraba un crecimiento del 3%.

El Departamento de Comercio precisó que el repunte del PIB refleja principalmente la contribución positiva del gasto de los consumidores, así como de las exportaciones, el gasto público y las inversiones residenciales.