Los expertos coinciden en afirmar que los mercados están soportados por las políticas de los bancos centrales, especialmente las más agresivas, como la del BoJ o la Fed. Por ello, este miércoles cobran protagonismo las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal de EEUU, así como el discurso de su presidente, Ben Bernanke. Con estas citas en el radar de los inversores, el S&P 500 y el Dow Jones se preparan para abrir la sesión marcando nuevos máximos históricos. Los futuros del DJ aventuran una subida del 0,11% hasta los 15.372 puntos, y los del S&P 500, un avance del 0,10% hasta los 1.667 puntos. En el mercado de divisas el euro-dólar recupera los 1,29 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas cede a 95,53 dólares.

"Los mercados financieros son adictos a la flexibilización cuantitativa y la idea de prescindir de ella, o simplemente verla reducida, es poco atractivo", escribió el analista de Societe Generale Kit Juckes, en una nota a inversores. Efectivamente, los mercados de renta variable parecen haberse acostumbrado a la barra libre de liquidez y, ante las palabras de algunos miembros de la Reserva Federal de EEUU (sin voto en el FOMC) aconsejando retirar los estímulos monetarios de EEUU, ahora se teme que al mercado le dé un ‘síndrome de abstinencia’. Por ello, los inversores mirarán con lupa, tanto las actas de la última reunión de la Fed, como el discurso de su presidente, Ben Bernanke.

Bernanke hablará ante el Congreso sobre su perspectiva para la economía estadounidense y, a continuación, la Fed dará a conocer las minutas de su última reunión de política monetaria.

A juzgar por las subidas en pre-apertura de Wall Street, no se espera que el banco central del país adelante una disminución de sus programas de estímulo en un futuro cercano.

Los principales índices estadounidenses subieron el martes, después de que el presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, dijera que el banco central tiene que repensar su estrategia actual para salir del programa de compra de bonos. Dudley subrayó que esos ajustes podrían implicar aumento o disminución del ritmo del programa.
Esa ambigüedad ayudó a aliviar las preocupaciones de que el banco central podría estar avanzando hacia una estrategia de salida más rápida, de acuerdo con Steven Ricchiuto, economista jefe de Mizuho Securities EE.UU..

Otras referencias económicas de EEUU nos vendrán del mercado inmobiliario. En concreto, la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios dará a conocer los datos sobre las ventas de viviendas de segunda mano de abril.

En el plano empresarial, Target informará sobre sus resultados trimestrales antes de la apertura, mientras que Hewlett-Packard hará lo propio después de la clausura.

Lowe’s informó de un aumento en las ventas y ganancias del primer trimestre, pero las cifras no alcanzaron las estimaciones y sus acciones cayeron en las operaciones previas, lo que le lleva a caer en la pre-apertura un 3,42%.

Staples reportó una caída en las ventas y ganancias trimestrales debido al cierres de tiendas.

Las acciones de Saks Fifth Avenue se disparan un 20% ante los rumores que apuntan a que podría estar buscando un comprador.

Parece que Carnival se enfrenta a otra dura sesión de caídas pronunciadas, arrastrado por los malos resultados sacados al mercado. Sus títulos se desploman un 2,66%.

Las acciones de Sony se dispararon a su nivel más alto en dos años después de comunicar su intención de escindir su división de cine y música. Hoy los inversores sienten vértigo y comienzan a deshacer posiciones. Los títulos de Sony se dejan un 1,92%.