Los indicadores estadounidenses siguen sumado posiciones gracias al empujón que las buenas cuentas presentadas por JP Morgan da a los inversores. El banco superó expectativas, al igual que lo hiciera a Intel un día antes. Esto, unido a las promesas de comprar bonos que firmó la Fed en sus actas son suficientes alicientes para recargar las pilas de los inversores. El Dow Jones sube un 0,18% hasta los 10.040 puntos, el Nasdaq un 0,60% y el S&P 500 un 0,40%. En el mercado de divisas el euro-dólar sigue en ascenso libre. Sube hasta los 1,39 dólares y, en el mercado de materias primas, el barril de petróleo cotiza a 84,66 dólares.

La primera gran financiera estadounidense no ha defraudado en su paso por la pasarela de resultados empresariales. JP Morgan hoy ha publicado que entre julio y septiembre ganó 4.400 millones de dólares, un 23% más que en mismo periodo de un año antes. Estas cuentas superan las expectativas del mercado, si bien, su acción cede un 0,47%.

También Intel dio la campanada en la presentación de sus cuentas. Durante el tercer trimestre la fabricante de computadoras ganó 11.000 millones de dólares. Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI, cree que estos buenos resultados son debidos a “una buena diversificación geográfica y del sector y por la debilidad del dólar, ya que tiene un papel exportador muy importante”. Vicho cree que “el valor tiene potencial alcista y es apropiado para tenerlo en una cartera conservadora”. Norberto Mateos, director general de Intel para España, ha reconocido que “el único pero estaría en que el segmento de consumo en Norteamérica y Europa, que ha estado ligeramente por detrás de lo que se esperaba”.

Al margen de los resultados empresariales, las actas de la Fed publicadas ayer terminaron por confirmar que este organismo llevará a cabo más compras de bonos. Según un informe de Goldman Sachs, estas compras se llevarían a cabo en noviembre. Estos expertos barajan el anuncio de compras de bonos del Tesoro por una cantidad aproximada de 500.000 millones de dólares hasta mediados del 2011. Bernabé Gutiérrez, consejero delegado de Arthur Global Practice, cree que “la Reserva Federal no quiere entrar en el debate político electoral y evitará tomar decisiones de calado en los pasos previos y posteriores de las elecciones del 2 de noviembre. Si la Fed tomara una decisión importante durante esas semanas, seguramente Bernanke hipotecaría su credibilidad—ya muy mermada por sí misma”.

Este miércoles, además se ha conocido que los precios de bienes importados descendieron un 0,3% en septiembre, más de lo esperado afectados por una caída en el precio de los combustibles.

El volumen de solicitudes de préstamos hipotecarios aumentó un 1,5% la semana pasada, consecuencia de que los bajos niveles en las tasas hipotecarias que contribuyeron a impulsar la refinanciación de préstamos.