Wall Street apunta a un arranque con ligeros avances con los inversores lanzados a la caza de gangas por las caídas de ayer, según agentes. El pesimismo cundió ayer en el mercado por los rumores de que Countrywide Financial Corp podría declararse en bancarrota y después de que el consejero delegado de AT&T Inc dijera que la ralentización económica de Estados Unidos estaba afectando al negocio de consumo de la compañía. Todo esto provocó un descuento del índice DJIA de 238 puntos.
Hoy el nerviosismo es la tónica dominante ante el comienzo de la temporada de resultados de cuarto trimestre y las preguntas sin resolver sobre las consecuencias que tendrá la crisis de crédito y del sector hipotecario. Los futuros del DJIA subían 30 puntos, un 0,28% hasta 12.681, mientras que los del Nasdaq sumaban 7 enteros hasta 1.935,50 y los del S&P 500 ganaban 5,80 hasta 1.402,80. Hoy se conocerá el dato de reservas semanales de petróleo del Departamento de Energía, que se espera muestre una caída por octava semana consecutiva en el apartado de crudo. En el frente corporativo, publicará sus cuentas tras el cierre del mercado Alcoa Inc, que se espera presente una caída del 55% en su beneficio por acción, excluyendo cargos por reestructuración. Por su parte el gigante químico DuPont Co atraerá miradas tras elevar su previsión de beneficios para 2007 gracias a unas ventas mejores de lo esperado en el cuarto trimestre. La compañía también ha mejorado su perspectiva para 2008.