La bolsa estadounidense podría abrir con ligeras caídas mientras los inversores esperan a ver si el petróleo mantiene la senda bajista y el dato de venta de viviendas de segunda mano de esta tarde. El viernes Wall Street cerró en positivo después de que el crudo se descontara más de 6 dólares por barril, su mayor caída porcentual en más de cuatro años. Los inversores recibieron positivamente el abaratamiento de la energía porque esperan que eso impulse el gasto de los consumidores, que supone dos terceras partes de la economía de Estados Unidos.
Sin embargo los observadores del mercado petrolero se muestran divididos sobre si el crudo seguirá cayendo o rebotará. Algunos analistas creen que un debilitamiento de la economía estadounidense reducirá la demanda de productos petroleros, lo que provocará una bajada del precio del petróleo. No obstante otros creen que el mundo está en una tendencia a largo plazo de aumento de las necesidades energéticos y una menor producción de combustibles fósiles, lo que significa que el precio podría volver a sus niveles récord alcanzados en julio. El crudo ligero subía 89 centavos hasta 115,48 dólares por barril en preapertura en el NYMEX. Otro foco de atención será hoy el dato de venta de viviendas de segunda mano de julio, tras la caída de junio hasta su nivel más bajo en una década. Los futuros del DJIA caían un 0,17% a 11.597 puntos, mientras que los del Nasdaq 100 cedían un 0,19% a 1.925,75 y los del S&P 500 perdían un 0,31% a 1.288,20.