Los futuros del mercado americano cotizan cercanos a los niveles de cierre de ayer. Los inversores parece que prefieren mantenerse expectantes a la espera del dato de empleo del mes de diciembre que publicará esta tarde el gobierno y que, sin duda, dirimirá el la orientación final de la bolsa. Los futuros del S&P 500 ceden un 0,01% y los del Dow Jones un 0,08%, mientras que los del Nasdaq suben un 0,06%. En el mercado de divisas el euro-dólar camina por la delgada línea roja de los 1,30 euros.

Nuevamente EEUU acapara toda la atención del mercado este viernes ante la publicación de los datos de empleo del mes de diciembre y el balance compendio de todo el 2012. Las vibraciones previas a conocer la cifra final son buenas. Los economistas encuestados por Briefing.com predicen que el informe muestre que en diciembre se crearon 150.000 puestos de trabajo, frente a 146.000 en noviembre, mientras que la tasa de desempleo permanecería sin cambios en el 7,7%.

Además, la Oficina del Censo publicará datos sobre los pedidos de fábrica de noviembre, y el Instituto de Gerencia y Abastecimiento publicará el índice mensual no manufacturero.

Las acciones estadounidenses cerraron a la baja el jueves, después de que los inversores temiesen que la Reserva Federal publicara las actas de su última reunión, de las cuales, se desprende una posible finalización de su intervención en los mercados antes de lo esperado. En cuanto a estas medidas, Pablo García, Director general de Carax-Alphavalue, comenta que “tienen un impacto cuando son muy potentes o caen por sorpresa. Pero los QE ya son una tónica tradicional y por ello no tienen tanta efectividad. Estas medidas podrían plantearse como innecesarias a medio plazo”. ¿Habrá subidas de tipos de interés en EEUU? “como ya ha dicho Bernanke, podrían tardar 2 años. Todavía es muy prematuro, pero si las hubiera, sería una extraordinaria noticia porque significaría que la economía crece. No obstante, bursátilmente conviene invertir, no cuando las cosas están peor, si no cuando no están tan mal. A largo plazo no me preocupa una subida de tipos”.