Wall Street parece que amanece sin las dudas de ayer y abre en positivo a pesar de los temores que se ciernen sobre el sector financiero –que podría necesitar más pruebas de estrés- pero con el oxígeno que le da Texas Instruments que mejora sus proyecciones para el segundo trimestre del año. Así las cosas, en los primeros compases de la jornada, el Dow Jones de Industriales avanza un 0,21% hasta los 8.782 puntos, el tecnológico Nasdaq se revaloriza un 0,64% hasta los 1.854 puntos mientras que el S&P 500 cotiza con una subida del 0,44% hasta los 943 puntos.
Apertura al alza de Wall Street tras conocerse antes del toque de campana que las ventas minoristas descendieron un 4,3% durante la primera semana de junio, según Redbook Research. Se esperaba que las ventas cayeran un 4,1% en el periodo. Redbook destacó que Wal-Mart no fue incluida en el informe debido a que la mayor firma minorista del mundo dejó de proporcionar cifras de ventas mensuales en mayo.  El índice Johnson Redbook mostró además que, sobre una base ajustada por factores estacionales, las ventas en el período disminuyeron un 4,4% frente a junio del 2008. Además, y antes de que se publiquen los inventarios mayoristas de abril, los inversores conocieron que el índice de ventas de cadenas minoristas que elabora The International Council of Shopping Centers-Goldman Sachs ascendió un 0,2% durante la semana que concluyó el 6 de junio frente a la semana previa. El índice registró un descenso interanual del 0,8% en la semana más reciente.

En el plano empresarial, el sector financiero sigue copando la atención de los inversores después de que un informe de un panel legislativo asegurase que las pruebas de estrés realizadas a los bancos deberían repetirse si la tasa de desempleo en Estados Unidos sube más allá de los niveles supuestos por los reguladores. La Comisión de Supervisión del Congreso dijo en dicho informe que las pruebas de solvencia deberían también repetirse periódicamente mientras los bancos continúen teniendo “cantidades apreciables” de activos tóxicos. El sector recibe la noticia con signo dispar. Así, las acciones de Bank of America caen un 0,25% hasta los 12,03 dólares, las de JP Morgan suben un 0,37% a 35,52 dólares mientras que Morgan Stanley se deja un 0,03% hasta los 31,38 dólares. 

Gráfico Dow Jones


Noticia del día también Goldman Sachs –que comienza la jornada con un repunte del 0,45% a 149,02 dólares- tras conocerse que vendió 1.910 millones de dólares en acciones de ICBC. La entidad china agregó, además que Goldman vendió el pasado jueves 3.030 millones de acciones de ICBC por 4,88 dólares de Hong Kong cada una. Anteriormente, Allianz y American Express habían vendido acciones del banco chino por 3,86 dólares de Hong Kong cada una. Tras esta venta, Goldman Sachs posee una participación del 4% en el ICBC.

Dudas del sector financiero que, sin embargo, quedan solapadas parcialmente esta jornada por Texas Instruments cuyas acciones repuntan en la apertura un 5,41% a 20,84 dólares después de que elevara pronunciadamente su proyección para el segundo trimestre. En su actualización regular de mediados de trimestre, el fabricante de semiconductores informó que ahora proyecta ganancias de entre 14 a 22 centavos por acción con ingresos de entre 2.300 y 2.500 millones de euros. Una nueva previsión que significa un alza frente a su proyección para abril de beneficios por acción de entre 1 centavo a 15 centavos por acción con ingresos de 1.950 a 2.400 millones de dólares.

La actualidad del día pasa también por Procter&Gamble tras conocerse que nombrará a Robert McDonald, su actual director de operaciones, para que reemplace a A.G. Lafley como presidente ejecutivo. La transición se produce en un momento crucial para la compañía que inicia el día de hoy con una caída del 1,39% a 52,40 dólares. Por su parte, las acciones de Apple ceden en la apertura un 0,57% a 143,03 dólares, tras reducir a la mitad del precio de su iPhone de nivel básico, a 99 dólares. Además, la compañía de la manzana presentó un modelo de nueva generación buscando mantener el impulso de su popular teléfono inteligente en medio de la recesión y la nueva competencia.