La apertura de la bolsa estadounidense ha comenzado ligeramente a la baja sin contar con claras referencias. La agenda macro estará parada en Estados Unidos hasta el próximo miércoles y habrá que esperar a las pocas noticias que surjan para ver la tendencia de Wall Street. El Dow Jones baja por el momento un 0,20%, el Standars and Poor’s también cede un 0,24%, mientras que el Nasdaq se apunta un retroceso del 0,06%. Los datos que llegan de los mercados emergentes están provocando la inversión en renta variable.
Tras una semana de claras pérdidas ante la falta de estímulos en la economía estadounidense, parece que durante la jornada de hoy podría vislumbrarse la misma tendencia que vivimos en los pasados cinco días. De momento así se ha puesto de manifiesto en los primeros minutos de cotización en el parqué norteamericano. La carencia de estímulos, de actividad empresarial, y de mensajes por parte de la Reserva Federal hacen que los inversores opten por la recogida de beneficios antes que por la compra.

Sin embargo, habrá que estar muy pendientes de la evolución y de todas las noticias empresariales que aparezcan durante el día. Los inversores están favoreciendo a las acciones de Estados Unidos sobre los mercados emergentes, por la mayor cantidad de flujos de fondos y medidas de volatilidad, que muestran que las instituciones buscan cada vez más la seguridad relativa de la renta variable estadounidense.

Por otro lado, esta semana hay una cita bastante clave que puede alterar al devenir de Wall Street. El próximo miércoles habrá una nueva reunión de la Fed y habrá que analizar lo que expongan las actas de dicho encuentro. Puede ser la llave para los mercados esta semana. Ante los rumores de que el tapering puede comenzar a producirse en el mes de septiembre, en la nueva reunión de la Reserva Federal Americana pueden esclarecerse muchas dudas en torno a la retirada de estímulos y el descenso de la compra de bonos. (ver noticia)

Tanto es el temor que existe en el mercado estadounidense y la intuición de que podría ceder posiciones en los próximos días que Geroge Soros, inversor norteamericano que recientemente ha comprado títulos de Apple, ha optado por adquirir cortos del Standars and Poor’s. Considera que en las próximas fechas uno de los principales índices de Wall Street va a ir a la baja después de haber superado los 1.700 puntos, su máximo histórico, en el mes de julio. (ver noticia)

Por otro lado, cualquier dato positivo que aparece con respecto a la economía estadounidense, es tomado en la bolsa de Nueva York con recelo por el citado temor a la retirada de estímulos por parte de la Fed. Por ejemplo, el viernes se conoció que los datos de la construcción de nuevas viviendas en Estados Unidos en el pasado mes de julio, que ascendió un 5,9%, lo que supone que ya se hayan construido 896.000 casas en lo que va de año, mientras que en junio la cifra se situaba en 846.000 hogares de nueva construcción, según informó el Departamento de Comercio en Washington. Los pronósticos de los expertos cifraban en torno a las 900.000 el número de viviendas construidas hasta ahora. Este incremento puede entenderse por la subida de los proyectos de construcción multifamiliar, que aumentó 26% con respecto al mismo periodo del pasado año, mientras que la construcción de viviendas unifamiliares se redujo un 2,2%. (ver noticia)

Por su parte, el oro sigue escalada con una subida del 0,05% y ahora mismo su precio se encuentra en 1.371,70 dólares la onza. El bono estadounidense a 10 años gana en rentabilidad un 3,23% hasta alcanzar 2,884%.

El euro se aprecia con respecto al dólar un 0,06% y el EURUSD se cambia a 1,349 dólares. Por último, el barril de crudo Brent, baja un 0,56%, mientras que su precio se sitúa en 106,86 dólares.