La Bolsa de Nueva York ha terminado la sesión a la baja, afectada por los pesos pesados de materias primas, que registraron pérdidas como consecuencia de la caída del crudo y datos inquietantes sobre consumo e inflación: el Dow Jones bajó 0,37% y el Nasdaq 1,10%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) descendió 42,17 puntos a 11.284,15 unidades y el índice Nasdaq, de alto componente tecnológico perdió 25,40 puntos a 2.285,56 unidades, según cifras defintivas de cierre. Los precios del petróleo bajaron cerca de cuatro dólares en Nueva York, descendiendo brevemente por debajo de los 120 dólares el barril durante la sesión, por primera vez en tres meses.
El índice ampliado Standard & Poor's 500 perdió 11,30 puntos (-0,90%) a 1,249,01 unidades. 'La noticia del día es el repliegue de las materias primas, el petróleo, pero también de los metales', explicó Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management. Disparidad en los números rojos 'Detrás de la estabilidad del Dow Jones se ocultan disparidades muy importantes entre los perdedores -compañías petroleras, mineras- y los ganadores -aerolíneas, sector del consumo- agregó Blickilver. El mercado de acciones es muy sensible a todo movimiento de precios del petróleo, cuya disparada alimenta la inflación, pesa sobre el consumo y castiga a ciertas empresas. Más aún cuando el alza de precios vuelve a primer plano con el anuncio de una desaceleración de los gastos e ingresos de las familias estadounidenses en junio. Referencias macro El índice de precios ligados a los gastos de consumo (PCE), en aumento de 0,8%, registra un alza récord desde 1997, año desde el que se dispone de datos comparables. Sobre un año, la inflación alcanzó 4,1%, el mayor alza desde mayo de 1991. 'La incógnita ahora es si los consumidores podrán continuar gastando una vez utilizados los rembolsos fiscales' abonados por el gobierno, estimó el economista Joel Naroff. El aporte del consumo representa dos tercios del crecimiento estadounidense. En este contexto de alta inflación, el mercado espera el martes que la Reserva Federal estadounidense (Fed) mantenga su tasa directriz sin cambios, en 2%, subrayaron analistas. 'Con una economía que se desacelera, y una inflación en aumento, la ecuación será difícil para la Fed', estimó Peter Cardillo, de Avalon Partners. El mercado obligatorio bajó. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,972%, contra 3,948%, en la noche del viernes, y el de los títulos a 30 años a 4,589%, contra 4,569%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.