La bolsa estadounidense abrió en positivo, con el índice Dow Jones coqueteando con su máxima histórica del 17 de enero de 2000, cuando cerró en 11.722,98 puntos
El índice DJIA abrió la sesión con un avance del 0,15% a 11.706,93, mientras que el Nasdaq se apuntaba un 0,23% a 2.268,64. El mayor optimismo sobre la estabilidad de los tipos de interés y un aterrizaje suave de la economía impulsaron los índices en la apertura, aunque también ayuda la caída de los precios del crudo.