Apertura mixta en Wall Street que duda en la jornada posterior a las palabras de Ben Bernanke que escenificaba un mejor panorama en el segundo semestre del año. Así las cosas, Wall Street abre con tono de indecisión con el DJ y el SP operando prácticamente plano mientras que el Nasdaq se queda con descensos del 0,3%. El euro se coloca sobre los 1,4638.
Ben Bernanke lo reconoció públicamente ayer: la ralentización de la economía estadounidense es un hecho. Ante esta declaración y a la espera de la publicación del Libro Beige esta tarde, los inversores del principal mercado americano no muestran demasiados síntomas de confianza.

El discurso pronunciado ayer por el presidente de la Reserva Federal dejó mal sabor de boca en los inversores. Bernanke reconoció que el crecimiento económico de EE.UU. se mantuvo "desesperadamente lento", pero no dijo nada para sugerir que la Fed estaba a punto de tomar nuevas medidas para apuntalarlo. "Hasta que veamos un período sostenido de creación de empleo, no podemos considerar que la recuperación se ha establecido ", dijo el mandatario.

En el apartado empresarial, Citigroup ha vendido de una cartera de activos de capital privado a AXA por 1,7 mil millones de dólares. Las acciones de Citi suman un 1% en la apertura a pesar de que los futuros pronosticaban una apertura en negativo.

Ciena se desploma un 11% después de que los resultados del segundo trimestre fiscal hayan mostrado unas pérdidas mayores a las esperadas.

Atención a Prudential Financial que ha anunciado un nuevo programa de recompra de 1,500,000,000 dólares. Cae un 8,5%.

Nokia sigue coloreada de rojo ante el complicado panorama que se le presenta. De hecho, Bernstein apunta que la finlandesa está perdiendo terreno con demasiada rapidez para sus partners, entre ellos, Microsoft, lo que podría llevar al traste la alianza entre estas tecnológicas. Los títulos de Microsoft caen un 0,4%.

Precisamente, ante esta ralentización, General Motors y Ford están tratando de tranquilizar a los inversores asegurando que sus ventas y beneficios seguirán creciendo a pesar de la débil economía de EE.UU., las menores ventas de automóviles o los desastres que han afectado al sector en estos meses, como el terremoto de Japón.

Las acciones de General Motors caen un 0,42%.

En el apartado de materias primas la reunión de represenatntes de la OPEP celebrada en Viena ha acabado sin un acuerdo para incrementar la producción de petróleo por lo que es de esperar que los precios del crudo sigan tensionados.