El Ibex 35 corregirá en su cierre semanal sin lugar a dudas. El rebote que dejaron ayer los mercados no es sino un espejismo a tenor del consenso de analistas de esta semana. Nuestro selectivo cerrará en los 8.600 puntos a lo sumo, e idéntica situación para el resto de los principales índices bursátiles que volverán al nivel inmediatamente inferior a la subida de estas últimas jornadas. Con el par euro/dólar congelado por el tiempo, todo sea que Grecia nos dé una alegría, algo harto improbable…

Es conocido que la resistencia de los 9.300 puntos es la meta a batir por el Ibex 35, nivel que sigue apareciendo en las quinielas de los analistas, aunque no así a corto plazo. De cara al cierre semanal, el consenso de analistas concede a nuestro selectivo la zona de los 8.450 puntos, cuando cotiza hoy unos 200 puntos por encima de la media. Si echamos la vista a finales del mes que acabamos de comenzar, el Ibex 35 se colocaría de media en los 8.658 enteros, encerrado como vive en una tendencia lateral de la que no se librará hasta dentro, al menos, de un trimestre, como señala el experto en opciones, Samuel Sierra, que identifica el soporte en los 8.000 enteros frente a los 8.800 de la resistencia.

En última instancia, la media otorga los 8.700 enteros al Ibex 35 en su cierre trimestral con picos de análisis que no van más allá de los 9.000 puntos.



Concluido el primer mes del 2012, el balance arroja el buen comportamiento bursátil del sector automovilístico europeo, habiendo sido el mejor entre el resto de compañías del viejo continente. Las ganancias se han instalado cómodamente en terreno continental, dejando de lado a España y Portugal eso sí, y el Eurostoxx 50 se sitúa por encima de los 2.400 puntos.

El consenso de analistas coloca precisamente al indicador comunitario en los 2.400 enteros en su cierre de semana, en una horquilla que de cara al mes sube ligeramente hasta los 2.423 enteros y, preguntados por el próximo trimestre, elevan hasta los 2.516 puntos. El comportamiento previsible del índice europeo se corresponde con la lateralidad del selectivo español y tan sólo una casa de análisis habla de un cierre mensual por encima de los 2.700 puntos.


S&P 500, ¿tirará de Europa?

Batida ya una resistencia archirepetida como era los 1.275 puntos, el principal selectivo americano sobre la renta variable europea busca dejar atrás la zona de los 1.330 enteros, nueva resistencia a conquistar en el corto plazo. Será complicado teniendo en cuenta el consenso de analistas, a pesar de que incluso de cara al cierre semanal, una de las casas de broker consultadas habla ya de los 1.370 puntos como nivel de referencia. Aún con todo, la media sitúa al S&P 500 en los 1.309 enteros.

Febrero pinta bien, no obstante, para el selectivo con un cierre mensual en este año bisiesto ligeramente por encima de los 1.330 (la media concede los 1.332 puntos), aunque cuidado que las medias en ocasiones son confusas y es un solo analista el que tira la referencia mensual abajo al hablar de 1.175 enteros; nada que ver con el nivel de 1.450 al que ve al S&P uno de los broker.


Samuel Sierra, experto en opciones, considera que Wall Street presenta ya una tendencia alcista a un mes vista y sitúa la resistencia para el S&P 500 algo por encima, hasta los 1.350 enteros, mientras que el soporte se sitúa 100 puntos exactos abajo. El cierre trimestral, ligeramente moderado, es de 1.327 puntos.

En última instancia, toca hablar del contexto actual tanto europeo como americano. Grecia acumula semana tras semana la resolución de un acuerdo con sus acreedores que no llega, entre rumores de quita que se mueve en un horquilla de entre el 50% y el 70%. Portugal, de caer Atenas, sería la siguiente ficha en moverse, y cuidado porque ahí sí España podría verse afectada.

En otro flanco abierto, el Banco Central Europeo prepara ya la ventanilla de liquidez para la próxima macrosubasta de finales de febrero a la que la banca podría acudir con una demanda que duplicaría a la anterior, esto es, el sector financiero podría solicitar hasta un billón de euros de la entidad presidida por Dragui, frente a los 489.000 millones de la primera subasta.

¿Y qué sucede en Estados Unidos?
Todos los inversores están pendientes de un posible QE3 que, por el momento, la Reserva Federal se niega a aprobar. Aún así, expertos como Miguel Ángel Rodríguez, analista de XTB, apuntan directamente al mes de marzo o abril como la fecha en la que Ben Bernanke dará a conocer las medidas de un nuevo plan de relajación de la economía americana.

En el marco actual, la paridad euro/dólar se mantiene por encima del 1,30, tendencia que se mantendrá al alza, según Sierra, para dar paso a un escenario bajista en el segundo trimestre del año. La media de los analistas habla de niveles muy similares para los tres períodos preguntados pues se coloca al EUR/USD en el 1,31; 1,29 y 1,28, respectivamente. No obstante, mirando al mes de febrero, una de las casas de análisis prevé que el euro caiga en su cambio frente al dólar americano hasta niveles de 1,18.