El consejo de administración de Volvo ha acordado presentar una solicitud para dejar de cotizar en el Nasdaq, y para que sus acciones de clase B abandonen el registro del regulador financiero estadounidense, la Securities and Exchange Commission (SEC). Volvo comenzó a cotizar en el Nasdaq en el año 1985, como parte de la estrategia desarrollada por la multinacional sueca para captar accionistas internacionales.