El consejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn, dijo el jueves que la empresa alemana sigue comprometida con la marca española Seat. Por otra parte, Winterkorn señaló que veía "un pequeño rayo de esperanza" para la evolución del negocio de la empresa alemana en el segundo trimestre, en un contexto de brusca desaceleración de la demanda de automóviles en todo el mundo. Para hacer frente a la crisis del sector, Volkswagen ha emprendido medidas que le permitirán ahorrar en torno a 1.000 millones de euros en costes de productos este año, según el consejero delegado. Asimismo, indicó que que no cree necesario adquirir nuevas marcas de coches y que sería equivocado comprar nueva capacidad de producción en el presente. El tercer mayor fabricante de autos del mundo reiteró el jueves que sus ventas, ingresos y ganancias caerán este año, que describió como "uno de los más duros de su historia".