El grupo automovilístico alemán Volkswagen cerró este lunes la compra del 49,9% del fabricante de coches deportivos Porsche por un importe de 3.900 millones de euros, como un primer paso para el proceso de integración de las dos compañías que culminará en 2011 con su fusión. Esta transacción se produce después de que la pasada semana la junta extraordinaria de accionistas de Volkswagen diera 'luz verde' a una ampliación de capital por importe de más de 10.000 millones de euros que acometerá la empresa para financiar la fusión con Porsche y reforzar su posición financiera.