El índice VIX, que replica el miedo de los inversores de renta variable, se haya por los suelos, mientras que el Itraxx Crossover, que indica el temor a un posible impago de deuda corporativa, rebota en Europa. Con este escenario cabe preguntarse si regresa el fantasma del miedo y las caídas al mercado. Lo cierto es que los índices, a uno y otro lado del Atlántico, siguen subiendo, por lo que las incongruencias se acumulan y apuntan a una ruptura de estas asociaciones, más clara en EEUU que en el Viejo Continente. Analizamos las perspectivas técnicas de los principales índices de renta variable teniendo en cuenta los indicadores del miedo.


ITRAXX CROSSOVER vs. DAX E IBEX 35
El índice Itraxx Crossover mide el coste anual de asegurar deuda corporativa europea frente a un posible impago. Este índice refleja las primas exigidas para las coberturas a deuda de baja calidad. En concreto, el Itraxx Crossover mide los 50 principales Credit Default Swap (CDS) o derivados de cobertura de quiebra de emisiones de crédito. Cuanto más caidga esté el índice, quiere decir que el sistema cobra más barato protegerse, y al revés; cuando está muy alto, sale muy caro protegerse porque hay miedo. Por ende, cuanto más alto está, el miedo se manifiesta con la huída de capitales de la bolsa, mientras que, si cae, rebota la renta variable.

Ayer el indicador Itraxx Crossover cotizaba en el entorno de los 574,445 puntos. Esto equivale a que la prima por un seguro de 10.000.000 euros vale 574.445 euros. Sin embargo, este movimiento supone un fuerte rebote desde la zona de 500 puntos que fue tocada recientemente. Además, desde noviembre de 2011 este índice encadenaba sucesivos descensos desde zona de máximos (y máximo miedo) en los 800 puntos, por lo que, con las últimas subidas, ¿podría avecinarse una corrección en las bolsas europeas? La relación inversa podría romperse en el caso de algunos índices. Si nos fiamos en la ‘fuerza’, el Dax, la situación técnica invita a apostar por nuevas subidas. Según Roberto Moro, de Apta Negocios, “el índice alemán tiene un impecable comportamiento alcista después de consolidar por encima de la anterior resistencia en 6.645 puntos. Ya ha roto la tremenda resistencia que presentaba en 7.000, avanzando dentro del canal alcista en que se encuentra, y cuyo techo se puede proyectar hasta los 7.260. Tiene su soporte inmediato en los mencionados 7.000 puntos, en tanto que el más importante lo presenta en 6.645, tangente, por añadidura, con la directriz alcista actual, y base del canal”.

GRÁFICO DAX

Fuente: Visualchart


En cambio, el Ibex 35 no las tiene todas consigo. Además, recordemos que tiene un importantísimo peso del sector bancario, sector al que más caro le cuesta cubrirse, como muestra el propio Crossover. Técnicamente “el Ibex 35 se ha detenido en el importante soporte de los 8.100 puntos, zona del 0,618% de la subida desde los 7.600. Con esto sólo se ha conseguido aumentar el rango de fluctuación de los últimos meses, sin que nada cambie de manera tendencial. No es capaz, ya no sólo de romper resistencias de medio plazo (como están haciendo la mayoría de los índices europeos), sino que tampoco se acerca a ellas. Tiene una primera resistencia en los 8.635, y las más alejadas en 8.965 y 9.350. Atención al soportazo de los 8.100 puntos”, dice Moro.

GRÁFICO IBEX 35:

Fuente: Visualchart


VIX vs. S&P 500 Y NASDAQ
Si lanzamos una mirada al mercado americano, el VIX se mantiene muy cerca de los mínimos marcados el año pasado, en niveles de 14,27 puntos (28 de abril). Ayer cerraba con una caída del 2,89% en los 15,13 puntos. Luisa Martínez, responsable de análisis de Miramar Capital EAFI, avisa que “esta bajada puede ser interpretada como el anticipo de una corrección”. Además, este índice replica a la inversa el comportamiento del S&P 500. Una subida del VIX lleva, generalmente, aparejada una bajada del S&P 500. ¿Estamos pues, ante una posible corrección en el S&P? José Luis Cava, analista técnico independiente, indica que “es normal que haya un rebote en estos niveles de mínimos del VIX – con la caída del S&P 500- pero el muelle no está comprimido ni por debajo ni por arriba. Es decir, no hay ni exceso de confianza ni exceso de optimismo”.

De hecho, hay expertos que dudan de la fiabilidad de que los 15 puntos supongan un suelo o los 19 un techo para el VIX. Por ejemplo, en 2007 el índice de volatilidad llegó a apoyarse en los 10 puntos con un S&P 500 alcista. En caso de que el VIX continúe bajando y el S&P 500 confirmando niveles superiores a los 1.400 puntos, Roberto Moro indica que “implicaría buscar máximos históricos, y no sé si esto es coherente con el escenario macro mundial”, duda el experto. Los máximos históricos se sitúan en los “1.575 puntos, aunque presenta una resistencia menor en 1.440 puntos”.
De darse algún tipo de corrección, “el primer soporte del S&P 500 se sitúa en 1.370 puntos, aunque lo que nos haría pensar en una caída algo más importante sería la pérdida del que presenta en 1.335”.

GRÁFICO S&P 500:

Fuente: Visualchart


A su vez, ¿el comportamiento del S&P 500 podría ser imitado por el Nasdaq 100? Mientras que el Dow Jones y el S&P se encuentran a escasos 12% de sus máximos históricos, el tecnológico aún está muy lejos de esa meta, que se sitúa en los 4.825 puntos. Por este hecho, Moro dice que “el Nasdaq puede ser un gran referente para las caídas, caso de que se vuelva a situar por debajo de su primer soporte, en 2.440; sin embargo, no tiene por qué seguir actuando de catalizador de las subidas en el resto de índices”. Actualmente el Nasdaq se encuentra muy por encima de 2.440 puntos, su gran resistencia de medio y largo plazo. Técnicamente, “presenta su siguiente objetivo en la zona de 2.800 puntos”.

GRÁFICO NASDAQ 100:

Fuente: Visualchart

Por otro lado, el VIX y el Itraxx Crossover Index están relacionados entre sí y, cuanta menos volatilidad hay (VIX cae), menor es el coste de cubrir la financiación (Intraxx Crossover cae). Sin embargo, la cotización de ambos índices comienza a mostrar divergencias. Según Ignacio Albizuri, de FxPro, “lo que se está viendo es que la volatilidad de los índices en general está bajando, aún con la situación en la que vivimos, pero a los bancos les sale más caro cubrirse contra los eventos que suceden”. Si la divergencia entre ambos indicadores aumenta, “podría pasar algo, pues las subidas en renta variable desde 2009 se están produciendo sin volumen, por lo que puede ser que estemos viviendo en un ‘castillo de naipes’ y, de producirse la caída, ésta puede ser importante”, avisa el experto.

GRÁFICO VIX (naranja) E ITRAXX CROSSOVER (blanco):

Fuente: Bloomberg