El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Visteon, que se encuentra en suspensión de pagos, ha alcanzado un acuerdo con el consorcio Ford para el suministro de componentes, mientras continúa con su plan de reestructuración, que contempla el cierre de plantas de producción. Según documentos judiciales, este acuerdo podría permitir a Visteon, anterior filial del grupo Ford, cerrar o transferir sus fábricas menos rentables a nuevos inversores sin tener que interrumpir las operaciones de suministro de piezas a la compañía automovilística con sede en Dearborn, en el Estado de Michigan.