Un concesionario del grupo automovilístico estadounidense General Motors ha solicitado acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos en un juzgado de la ciudad de Nueva York, como el paso necesario para que la compañía se declare en concurso de acreedores a lo largo del día de hoy en el Tribunal Federal de la isla de Manhattan. 


El Tribunal de Manhattan ha sido el centro de varios de los mayores casos de suspensión de pagos de Estados Unidos, por su proximidad con las principales firmas de abogados del país y por la experiencia en estos asuntos de sus jueces.La solicitud de acogerse al Capítulo 11 del concesionario de General Motors del barrio de Harlem es un trámite para que la corporación con sede en Detroit pueda entrar en concurso de acreedores en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.
Desde diciembre, Washington ha proporcionado a GM casi 20.000 millones de dólares para mantener sus factorías. Ahora, el Gobierno estadounidense proporcionará otros 30.000 millones de dólares para que el fabricante complete su reestructuración.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto explicar la decisión el lunes, poco antes de las 12.00 hora local -16.00 GMT-. Poco después, a las 12.15 hora local ó 16.15 GMT, lo hará el presidente de General Motors, Fritz Henderson, desde Nueva York.

La administración Obama calcula que GM permanezca en situación de quiebra entre 60 y 90 días y añadió que no será tan rápido como con Chrysler porque es más complicada, pero que el proceso seguirá las mismas líneas que lo acontecido con el tercer fabricante estadounidense de automóviles.

Obama tiene previsto poner como ejemplo de lo que le espera a General Motors el caso de Crhsyler, que se declaró en bancarrota el pasado 30 de abril por razones similares a las de GM.

En un mes, Chrysler ha conseguido solucionar gran parte de sus problemas legales y el periódico "The Wall Street Journal" dijo incluso que la empresa podría salir de la quiebra hoy mismo si el juez que supervisa sus actividades aprueba la venta de activos a Fiat.