La Comisión Europea dijo hoy que acepta las garantías de España de que su plan de ayudas al sector del automóvil no contiene medidas proteccionistas y se ajusta a la legislación comunitaria. Ello resuelve de momento las "preocupaciones" que Bruselas tenía sobre el plan español, según explicó el portavoz de Competencia, Jonathan Todd. "Teníamos algunas preocupaciones de que podría haber condiciones ligadas a las ayudas públicas para la industria del automóvil española, en la línea de tener que mantener las plantas de producción en España", explicó Todd en rueda de prensa. "Sobre la base de la información que hemos recibido de las autoridades españolas, no parece que haya ninguna condición de este tipo", prosiguió el portavoz. "Las autoridades españolas han aclarado que en las condiciones para la concesión de las ayudas en cuestión no hay ninguna condición que exija a los fabricantes en España mantener las plantas en España", afirmó.