El índice que mide el nivel de viviendas cuya venta está comprometida pero aún no se ha cerrado completamente escaló un 5% mensual en el mes de junio, su mayor incremento en más de tres años, según datos de la asociación nacional de agentes inmobiliarios (NAR). El índice subió hasta 102,4 puntos en junio, frente a 97,5 en mayo, aunque cayó un 8,6% en comparación con junio de 2006. Este indicador es clave para el mercado inmobiliario y está basado en compromisos de compra que por lo general acaban ejecutándose en un plazo de uno o dos meses.