El secretario de Estado de Economía, David Vegara, afirmó hoy que las "dificultades" por las que atraviesa Colonial, la segunda inmobiliaria española, son de "carácter accionarial", y descartó que vayan a extrapolarse al resto de compañías del sector.
Vegara indicó, que los problemas en Colonial han surgido por "diferencias" en el propio consejo de administración de la compañía y por la financiación de determinadas compras, lo que ha motivado, según dijo, un ajuste "muy importante" de las acciones de la empresa en Bolsa. No obstante, señaló que este ajuste no se ha trasladado ni al resto de compañías del sector ni a otras empresas españolas que cotizan en Bolsa. "Se trata de dificultades muy concentradas en una empresa muy concreta", subrayó. En cualquier caso, reconoció que el Gobierno está realizando un "seguimiento" de los problemas de Colonial, dado que se trata de una de las compañías que cotizan en el Ibex-35 y una de las más grandes de España. "Más allá de un seguimiento de las dificultades de una de las 35 empresas más grandes de España, no merece más comentarios", apuntó. Colonial acordó el pasado lunes la salida de su consejo de administración de Luis Portillo, principal accionista de la compañía y presidente de la misma hasta el viernes pasado, cuando presentó su dimisión, forzado por el resto de accionistas de referencia. VENTA DE ACTIVOS. La compañía, que estuvo ayer suspendida de cotización por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aseguró que la evolución de la cotización en los últimos días (se desplomó un 37,74% en los dos últimos días de cotización de 2007) "es ajena a su situación patrimonial y a sus resultados, y estima que es consecuencia de las posiciones vendedoras de las contrapartes de determinados instrumentos financieros de cobertura suscritos por accionistas de la compañía". Además, desvinculó las operaciones inmobiliarias de los últimos días, como las ventas de inmuebles en Madrid y Barcelona a Abertis, por 201,66 millones de euros, y de un inmueble de oficinas en Barcelona a 'La Caixa', por 107,9 millones de euros, de la situación por la que atraviesa la empresa, de su desplome en Bolsa y de los cambios en su cúpula. Asimismo, anunció que reducirá su participación en Société Foncière Lyonnaise, que actualmente supera el 84%, por debajo del 60% a lo largo de 2008 en cumplimiento de la normativa francesa, y dejó claro que "no ha iniciado ninguna gestión ni ha tomado ninguna medida" en relación con su participación del 15% en la constructora FCC. Por otra parte, Portillo señaló que dos de sus empresas suman 43,4 millones de euros en incumplimientos de pago por cancelaciones parciales anticipadas de contratos de derivados con entidades financieras, motivadas por el descenso en los ratios de cobertura de las garantías pignoraticias, causados a su vez por el desplome en Bolsa de la inmobiliaria. Los títulos de Inmobiliaria Colonial retrocedían en bolsa un 12,77% a las 13.30 horas, hasta los 1,64 euros por acción, matizando las fuertes caídas que llegó a registrar en torno a las 10.00 horas de esta mañana (23%), después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantara con efectos de hoy la suspensión que tuvo a Colonial sin cotizar durante la primera jornada del año.