La Unión Sindical Obrera (USO) afirmó hoy tras conocer el repunte del IPC en marzo --un 1,4% en tasa interanual-- que seguirá solicitando en la negociación colectiva incrementos salariales que impidan que los trabajadores sigan perdiendo poder adquisitivo y "siga siendo sobre sus ya maltrechas espaldas en las que caiga ajustar las cuentas de un Ejecutivo que se ve incapaz de controlar las subidas de precios".

Para USO, el crecimiento de los precios el mes pasado constata que la situación económica del país no mejora, y que las medidas emprendidas por el Gobierno "no están sirviendo para la recuperación de las economías domésticas", que ven cómo se recorta su poder adquisitivo y, por tanto, la capacidad de incentivar el consumo interno como elemento dinamizador del crecimiento del PIB.