La cifra de negocios ascendió a 101.000 euros, cuando hace un año los ingresos eran nulos, gracias al relanzamiento de su actividad inmobiliaria. La compañía ha estado inactiva durante los últimos diez años y tras la llegada del nuevo equipo directivo, la compañía se ha dedicado a saldar la deuda de 15 millones de euros que tenía.