Uno de cada cinco autónomos que se dio de baja en el primer semestre del año era inmigrante, según los datos de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). Concretamente, de los 87.039 autónomos que perdió el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) desde el 31 de diciembre de 2008, un total de 17.465 eran extranjeros, lo que representa el 20% del total de autónomos.