De acuerdo a la última estadística, una cifra récord de 32,2 millones de estadounidenses -o uno de cada 10 habitantes- recibe cupones para alimentos, señaló el Gobierno, como consecuencia de una recesión que ya se encuentra en su decimosexto mes. Los cupones para alimentos, que constituyen el mayor programa de Estados Unidos contra el hambre, ayudan a los pobres a comprar provisiones. La prestación media en enero ascendió a 112,82 dólares (unos 85,56 euros) recibidos por persona. En los últimos cinco meses, la cantidad de afiliados al programa ha batido su récord tres veces.