Unión Fenosa está interesada en los activos eólicos del fondo de inversión australiano Babcock & Brown, siempre que la compra se ajuste a los criterios financieros y de rentabilidad de la compañía. "Es una operación muy fuerte y tenemos interés", afirmó el consejero delegado de la eléctrica, Honorato López Isla, durante la conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre. Babcock & Brown tiene 2.948 megavatios eólicos (MW) instalados en todo el mundo, según los datos de la compañía. En España cuenta con 370 MW instalados, 150 MW en construcción y 266 MW en proyecto, y en Portugal con 525 MW instalados y 716 MW en desarrollo.
La australiana también está presente en el mercado francés, alemán, italiano y griego, donde suma una capacidad de unos 300 MW instalados, aunque si se considera la cartera de proyectos supera los 2.000 MW. "Estamos seguros de que vamos a hacer alguna operación", dijo, en el negocio renovables, ya sea en España o en otros mercados (Estados Unidos, Australia o India) para aprovechar el mejor entorno de precios. "El criterio en Unión Fenosa es que cualquier alegría en el momento de la compra hay que pagarla después durante 40 años", afirmó López Isla, quien insistió en que a la compañía le gusta más desarrollar proyectos. En cuanto a Eufer, la división de renovables para la Península Ibérica participada al 50% con Enel, López Isla dijo que las relaciones con la italiana "son muy buenas" y que el objetivo es impulsar su desarrollo con la compra de nuevos activos en España. Sobre la posibilidad de que la eléctrica pudiera adquirir activos tras una eventual fusión entre Iberdrola y Gas Natural, el consejero delegado reiteró que no es una cuestión que preocupe a Unión Fenosa, ahora centrada en el desarrollo de su plan estratégico. Si se concreta algo, añadió, la compañía está preparada porque sabe lo que le interesa desde el punto de vista energético y financiero, aunque "por ahora no hay nada ni se vende nada", zanjó López Isla.